UNA HISTORIA MILITAR

 

El Regimiento de Infantería San Fernando 11 tiene sus orígenes en la Guerra de la Independencia española, concretamente, el 5 de mayo de 1808, en el que Don Francisco de Rovira organiza la sublevación contra las tropas francesas en la zona del Ampurdán, organizando con varias partidas una unidad que se denominó “Tercio del Ampurdán 1”, de la que fue primer jefe D. Manuel de Montesinos.

En el año 1809, se organizan las denominadas “Legiones Catalanas”, por lo que el Tercio del Ampurdán pasó a ser conocido como “Tercio de la Primera Legión de Infantería”

En el año 1811 cambia su nombre por el de “Regimiento de San Fernando de Infantería de Línea”. Finalizada la guerra de la Independencia toma el 57 de los de la Infantería y pasa a ser el “Regimiento de Infantería San Fernando 57”, que fue disuelto en 1815 al pasar a Ultramar.

Se vuelve a organizar la unidad en 1825 con el nombre de “Regimiento 10º de Cataluña”, para en ese mismo año pasar a “Regimiento de Infantería de Línea 10” y un año más tarde en 1826 recuperar el nombre de San Fernando y conocérsele como “Regimiento de Infantería San Fernando 10”. En el año 1831 tomo el nombre de “Regimiento de Infantería San Fernando 11”.

Reorganizada la Infantería en Batallones en el año 1844 se forman los batallones “Batallón de Infantería San Fernando 31”, “Batallón de Infantería Sevilla 32”, “Batallón de Infantería Tarifa 33”, hasta que en el año 1844 vuelve a tomar el nombre de “Regimiento de Infantería San Fernando 11”. Dividido en tres batallones en 1925 para la lucha en Marruecos, el primer batallón sirve de base para la formación del “Batallón de Cazadores de África 13”, que en 1929 pasa a ser el “Batallón de Cazadores San Fernando 3” y, finalmente con la agregación de varias Unidades, vuelve a convertirse en regimiento con el nombre de “Regimiento de Infantería San Fernando 11”

En el año 1931, destinado a Alcazarquivir (Larache), cambia su denominación por la de “Regimiento de Infantería 40”, siendo disuelto ese mismo año pasando su historial al “Batallón de Cazadores África 1”, que posteriormente pasa a denominarse “Batallón de Cazadores de Larache 1 y 2”, en 1935 con el que comienza la Guerra civil española en 1936.

Finalizada la Guerra Civil se organiza el “Regimiento de Infantería 59”, que recoge el historial y la bandera del Batallón de Cazadores y posteriormente en 1943 vuelve a llamarse en Alicante, el “Regimiento de Infantería San Fernando 11”, que pasa posteriormente de guarnición a Ifni.

En 1960 se organiza la “Agrupación de Infantería San Fernando 11”, para finalmente en 1963 volver a ser el “Regimiento de Infantería San Fernando 11”, integrado en 1965 en la Brigada DOT III con el que es disuelto definitivamente en el año 1985.

Participó en las Guerras Carlistas, Guerra de África, 1859-60; Guerra de Cuba en dos ocasiones; Campaña de Melilla, 1893; Guerra del Rif, 1909; Campaña del Kert, 1911-12 y Campaña del Rif, 1920-21. En esta última, la unidad tenía a su cargo la zona de Drius y sus tropas defendían 21 destacamentos. Durante el desastre de Annual perdió más de 1.800 hombres.

LOS VOLUNTARIOS DE NOVIEMBRE DE 1962

En el momento de nuestra incorporación a filas, al Regimiento de Infantería San Fernando 11, en el hoy desaparecido Cuartel de Benalúa, Compañía de Morteros de 120, éramos un grupo muy joven y heterogéneo. Nacidos en la década de 1940, casi recién terminada la Guerra Civil, todos queríamos cumplir nuestro deber militar lo antes posible, cada uno por sus propios motivos, generalmente por estudios o trabajo.

Éramos unos 70 y, salvo excepciones, desconocidos entre sí hasta ese momento. La convivencia diaria del grupo, la instrucción, las marchas, las prácticas de tiro, las guardias y las clases teóricas de temas militares, fueron forjando entre nosotros una camaradería y amistades duraderas y muy firmes, que solo se dan en la Institución Militar, y que perduran en el tiempo. Tras el periodo de instrucción, se fueron asignando destinos y el grupo se fue disgregando, aunque la amistad que surge en el ejército, distinta de cualquier otra, se mantiene.

Una especial mención a nuestros mandos, jefes, oficiales y suboficiales, que tuvieron que lidiar con este grupo díscolo, bullicioso y a veces indisciplinado, al que inculcaron los valores militares y la disciplina necesarios para el buen funcionamiento de la Institución. Como es normal, al final, triunfó el respeto y la comprensión mutua.

El pasado 2017, celebramos nuestro 55 Aniversario de Jura de Bandera con actos muy emotivos, por la falta de un cierto número de compañeros, fallecidos unos y otros con graves problemas de salud. Tras la misa celebrada, se cantó con mucha emoción, “La muerte no es el final”.

Es una experiencia que marca toda la vida, de aplicación a la posterior vida civil. Se adquiere un fuerte sentido de la jerarquía y se asume como un deber casi religioso, la férrea obligación del cumplimiento del deber que, en tiempos difíciles, puede ayudar a salvar la vida propia, de los compañeros y de los ciudadanos. Lecciones de vida, que muchos creemos que, serian de gran valor para la juventud actual, bastante desorientada y muy necesitada de entender que en la vida no solo se tienen derechos, que también hay obligaciones y necesidad de disciplina para llevarlas a cabo, en especial cuando está en juego el bien común.

En los próximos días de noviembre del presente 2019, volveremos a reunirnos para conmemorar nuestra incorporación a filas hace ya 59 años, con la ausencia, desgraciadamente, de muchos compañeros algunos por enfermedad y otros porque Dios, con sus inescrutables designios llamó a su lado antes que a los demás.

Personalmente, cada vez que paso por el terreno que ocupó el Cuartel, no puedo evitar una extraña sensación de vacío y de melancolía por aquellos tiempos pasados.

 

 

CAMINO DE SERVIDUMBRE

 

hayek

Con frecuencia me sorprende la facilidad con la que militantes (violentos ) de partidos, más o menos próximos al comunismo y a los nacionalismos, tratan de ofender a quienes no piensan como ellos llamándoles “facistas”, y lo escribo tal cual lo pronuncian. No tienen conocimiento de lo que históricamente y en la actualidad, representan esas ideologías: pensamiento único, intolerancia, ingeniería social sobre niños y jóvenes, tendencia a ejercitar la violencia y a veces la eliminación  contra los que no piensan como ellos, entre otras. Tienen ejemplos muy actuales y próximos, donde ilustrarse y abrir los ojos del entendimiento, p. ej. Cuba, Corea del Norte, Venezuela y todo el resto de países  que se autodenominan bolivarianos o, del “socialismo del siglo XXI”, que como sabemos han llevado a sus países al desastre social y económico mientras sus dirigentes amasan de forma ilícita enormes fortunas.

En estos temas, tengo debilidad por dos autores cuya capacidad de análisis y claridad de juicios siempre me ha fascinado. Son el profesor Friedrich A. Hayek y Jean François Revel.

Del segundo me ha impresionado la profundidad de los análisis de la realidad política tras la II Guerra Mundial con Europa partida en dos por el comunismo y los intelectuales de todo occidente creyendo todavía, de buena fe o por interés, en las virtudes del comunismo. Su libro lleva por título “El conocimiento inútil”. En él analiza que, a pesar de que todos sabían el horror que habitaba tras el muro comunista, seguían apoyando a aquel régimen horroroso.CONOCIMIENTO

El primero es todavía más interesante, porque el libro del cual voy a transcribir algunos textos ilustrativos, publicado en 1940, ya pone de manifiesto lo que representaba el socialismo y su identidad con el “fascismo y el nacionalsocialismo”, aunque “más cruel, bárbaro, injusto, inmoral y antidemocrático, incapaz de redención por una esperanza o un escrúpulo”.

  En fin ofrezco unos fragmentos del capítulo del libro que lleva por título “La gran utopía” y que cada uno saque sus propias conclusiones:

Camino de servidumbre

[…] la promesa de una mayor libertad se ha convertido en una de las armas más eficaces de la propaganda socialista, y la creencia en que el socialismo traería la libertad es auténtica y sincera. Pero esto no haría más que agrandar la tragedia si se probase que lo que se prometió como el Camino de la Libertad, sería de hecho la Vía de la Esclavitud. […] la promesa de una mayor Libertad es responsable de haber atraído más y más liberales al camino socialista […] El socialismo fue abrazado por la mayor parte de los intelectuales como el heredero presunto de la tradición liberal.

En los últimos años, sin embargo, los viejos temores acerca de las imprevistas consecuencias del socialismo se han declarado enérgicamente, una vez más, desde los lugares más  insospechados. Observador tras observador, […] se han visto impresionados por la extraordinaria semejanza, en muchos aspectos, entre las condiciones del «fascismo» y el «comunismo». Mientras los «progresistas», en Inglaterra y en los demás países, se forjaban todavía la ilusión de que comunismo y fascismo representaban los polos opuestos, eran más y más las personas que comenzaban a preguntarse si estas nuevas tiranías proceden de las mismas tendencias. Incluso (muchos) comunistas han tenido que vacilar ante testimonios tales como el de Mr. Max Eastman, viejo amigo de Lenin, quien se vio obligado a admitir que, «en vez de ser mejor, el estalinismo es peor que el fascismo, más cruel, bárbaro, injusto, inmoral y antidemocrático, incapaz de redención por una esperanza o un escrúpulo», y que es “mejor describirlo como superfascista”; y cuando vemos que el mismo autor reconoce que «el estalinismo es socialismo, en el sentido de ser el acompañamiento político inevitable, aunque imprevisto, de la nacionalización y la colectivización que ha adoptado como parte de su plan para erigir una sociedad sin clases” , su conclusión alcanza claramente un mayor significado.

[…] Mr. Eastman […] no es en modo alguno […] el único observador simpatizante del experimento ruso que llega a conclusiones semejantes. Unos años antes, Mr. W. H. Chamberlin, que durante doce años como corresponsal norteamericano en Rusia ha visto frustrados todos sus ideales, resume las conclusiones de sus estudios sobre aquel país y sobre Alemania e Italia afirmando que «el socialismo ha demostrado ser ciertamente, por lo menos en sus comienzos, el camino NO de la libertad sino de la dictadura y las contradictaduras, de la guerra civil de la más feroz especie. El socialismo logrado y mantenido por medios democráticos parece definitivamente pertenecer al mundo de las utopías».

[…] un escritor inglés, Mr. F. A. Voigt, tras muchos años de íntima observación de los acontecimientos en Europa como corresponsal extranjero, concluye que «el marxismo ha llevado al fascismo y al nacionalsocialismo, porque, en todo lo esencial, es fascismo y nacionalsocialismo». Y el Dr. Walter Lippmann ha llegado al convencimiento de que:

 “…la generación a que pertenecemos está aprendiendo por experiencia lo que sucede cuando los hombres retroceden de la libertad a una organización coercitiva de sus asuntos. Aunque se prometan a sí mismos una vida más abundante, en la práctica tienen que renunciar a ello; a medida que aumenta la dirección organizada, la variedad de los fines tiene que dar paso a la uniformidad. Es la némesis de la sociedad planificada y del principio autoritario en los negocios humanos”.

[…] aquellos hombres que como ciudadanos de los países ahora totalitarios, que han vivido la transformación y se han visto forzados por su experiencia a revisar muchas de sus creencias más queridas. Citaremos como ejemplo […] a un escritor alemán, que llega a la misma conclusión, quizá con más exactitud que los anteriormente ciados:

El completo colapso de la creencia de que son asequibles la libertad y la igualdad a través del marxismo [escribe Mr. Peter Drucker], ha forzado a Rusia a recorrer el mismo camino hacia una sociedad no económica, puramente negativa, totalitaria, de esclavitud y desigualdad, que Alemania ha seguido. No es que comunismo y fascismo sean lo mismo en esencia. El fascismo es el estadio que se alcanza después que el comunismo ha demostrado no ser más que una ilusión, tanto en la Rusia estalinista como en la Alemania anterior a Hitler.

[…] significativa es la historia intelectual de muchos de los dirigentes nazis y fascistas. Todo el que ha observado el desarrollo de estos movimientos en Italia  o Alemania se ha extrañado ante el número de dirigentes, de Mussolini para abajo (sin excluir a Laval y a Quisling), que empezaron como socialistas y acabaron como fascistas o nazis. […] y es todavía más verdad de las filas del movimiento: La relativa facilidad con que un joven comunista puede convertirse en un nazi, o viceversa, se conocía muy bien en Alemania, y mejor que nadie lo sabían los propagandistas de ambos partidos.

StalinPortrait

El genocida Stalin

El 15 de mayo de 1939, Santiago Carrillo escribió una carta desde París a su padre, Wenceslao,  llena de resentimiento y odio por haber apoyado a Casado, Miaja, Besteiro y la Junta de Defensa Nacional para terminar la guerra civil. No resisto el publicar un fragmente de la misma que es muy revelador del personaje.

“[…] Unos y otros sentís el mismo odio al gran país del socialismo, la Unión Soviética, y al jefe de la clase obrera mundial, el gran Stalin, porque son la salvaguardia de todos los pueblos que luchan por la libertad […] y yo soy un militante fiel del Partido Comunista de España y de la gloriosa Internacional Socialista.[…] Cada día es mayor mi amor a la Unión Soviética y al gran Stalin…”

Produce autentico horror leer esas alabanzas al individuo que eliminó en su país más de veinte millones de personas y puso en marcha el sistema que ha acabado con unos 120 millones en todo el mundo.

 ¿Tiene alguien duda, a la vista de la experiencia ya vivida en los países de la órbita comunista, de cuál hubiera sido el futuro de España de ser otro el resultado de la Guerra Civil?

 

EXPEDICIONES A LA COSTA OESTE DE NORTEAMÉRICA (II)

300px-Spanish_fort_San_Miguel_at_Nootka_in_1793

EL FUERTE DE SAN MIGUEL EN NOOTKA

Asentamientos en el Nootka Sound. 1789

Martínez y López de Haro recibieron la orden de tomar posesión de forma preventiva del Nootka Sound antes de que los rusos o los británicos pudieran hacerlo. Durante el verano de 1789 Martínez envió a José María Narváez a explorar el estrecho de Juan de Fuca en el Santa Gertrudis la Magna (antes Northwest América, barco británico capturado por Martínez en Nootka Sound). Narváez encontró la boca del estrecho de Juan de Fuca. Le pareció una entrada muy grande con muchas esperanzas para realizar una exploración más detallada. A finales del año Martínez abandonó el Nootka Sound.

La expedición de Eliza de 1790

Tras los sucesos de 1789[1]  la expedición de 1790, mandada por el teniente de navío Francisco de Eliza y Revenga, tenía como objetivo principal el restablecimiento de la presencia española en la Costa Noroeste, para lo que se iba a reedificar el fuerte y el asentamiento de Nootka. Las exploraciones continuaron partiendo a partir de ese momento del asentamiento de Nootka. Se llevaron a cabo tanto en Alaska como en el entorno del estrecho de Juan de Fuca.

La variedad de objetivos hizo que fueran varias las naves que se dirigieron a Nootka para a partir de allí desempeñar distintas misiones. La fragata Nuestra Señora de la Concepción se encontraba al mando del propio Francisco de Eliza y Revenga (Puerto de Santa María 1759-1825), Graduado en el Real Colegio de Guardiamarinas en Cádiz.

La Princesa con una tripulación de 84 hombres, estaba al mando de Jacinto Caamaño Moraleja. Nacido en Madrid en 1759, provenía de una familia aristocrática de Galicia. Los últimos años de su vida los pasó en Guayaquil  y no se conoce con certeza la fecha y lugar de su muerte. Se enroló en la Armada española como simple marinero a los 18 años, y dos años más tarde, ya era alférez de navío. Un nieto suyo, José Plácido Caamaño, llegó a ser presidente de la República del Ecuador.

Los pilotos de la Princesa eran José Tobar y José Narváez y los capellanes Nicolás de Loera y Luis Paba. Llegó a Nootka el 26 de junio de 1790 y, tras una invernada en el nuevo emplazamiento, regresaría a California a primeros de marzo de 1791.

La fragata Aránzazu, al mando de Juan Bautista Matute llevó suministros a Nootka y regresó el 12 de julio llevando a bordo a Esteban Martínez.

El contingente incluyó al capitán Pedro de Alberni y 75 voluntarios catalanes y otras dos naves.  El 4 de abril llegaba a Nootka el paquebote San Carlos, al mando de Salvador Fidalgo Lopegarcía (Seo de Urgel, 1756–Tacubaya, 1803). De familia noble navarra, se formó  en el Real Colegio de Guardiamarinas de Cádiz. Se graduó en 1775, con el rango de alférez de fragata. Llevaba como piloto a Esteban Mondofía y a un marinero que hablaba inglés.

La balandra Princesa Real, capturada a los ingleses por Martínez en 1789, llegaba a Nootka el 3 de abril. Se encontraba al mando Manuel Quimper Benítez del Pino, y entre su tripulación de 41 hombres, incluyendo 9 soldados, se encontraban los pilotos López de Haro y Juan Carrasco.

En el Nootka Sound se construyó el asentamiento de Santa Cruz de Nootka, así como el fuerte de San Miguel, que fue ocupado por los soldados de la Primera Compañía Franca de Voluntarios de Cataluña, citados arriba. Después de establecer el asentamiento, Eliza envió a Fidalgo y Quimper en viajes de exploración: Fidalgo fue enviado al norte y Quimper al sur

El 4 de mayo salía de Nootka el paquebote San Carlos con destino a la Entrada del Príncipe Guillermo, donde arribó el 24 del mismo mes.   El 25 comenzó a explorar el interior de la bahía en lancha ayudado por dos indios que conocían muy bien la zona, lo que les facilitó mucho su tarea. Como era habitual, dejaron un detallado informe etnográfico de los indios chugach.

Sin haber encontrado rusos en la Entrada del Príncipe Guillermo, el 30 de junio parten hacia la entrada de Cook, encontrando el 4 de julio el primer establecimiento ruso de Pavlovskaia, un puesto de la Compañía Pavel Lebedev-Lastochkin en la desembocadura del río Kenai.  Fidalgo no se detuvo en el puesto sino que continuó hacia el oeste hasta la isla de Kodiak, donde encontró el puesto de Shelikov. Fidalgo se trasladó luego a la colonia rusa en Alexandrovsk (hoy Bahía del Inglés o Nanwalek, Alaska), al suroeste del actual Anchorage, en la península de Kenai, donde de nuevo, Fidalgo afirmó la reclamación española de la zona mediante la realización de una ceremonia formal de soberanía.

Los rusos afirmaban contar con 9.000 indios amigos entre la isla de Kodiak, en la que estaban establecidos desde 1785, y en el establecimiento principal en la ensenada de Cook, donde había dos establecimientos rusos desde 1787. Por la robustez de las  fortificaciones en que se guarecían los rusos y las cicatrices que lucían muchos de ellos, a los marinos españoles no les parecieron las relaciones muy amistosas.

El 31 de mayo zarpó de Nootka Manuel Quimper en el Princesa Real,  para explorar el estrecho de Juan de Fuca hasta las islas de San Juan. Entre el 1 de junio y el 7 de julio recorrió la margen norte del estrecho, en la actual isla de Vancouver. El 8 de julio cruzó el estrecho de Fuca y atracó en el actual estado de Washington, tomando posesión del Puerto de Quimper (New Dungeness Bay). Desde allí envió al piloto Juan Carrasco a reconocer las zonas cercanas pero sin llegar a adentrarse en el actual Puget Sound.  Descubrió el Puerto de la Bodega y Quadra (Port Discovery), donde comerció con los indios.

El 18 julio zarpó de New Dungeness Bay y cruzó el estrecho para entrar en el Puerto de Córdova (Esquimault Harbour). Tres días más tarde retrocedió y fondeó en Freshwater Bay. El siguiente día se dirigió hacia el oeste y fondeó en la Ensenada de Rojas (Clallam Bay), donde divisó dos poblados nativos. El día 24, a las 9 de la mañana, echó ancla en la que llamó bahía de Núñez Gaona (Neah Bay), donde permaneció hasta el 3 de agosto. El 1 de agosto Quimper tomó posesión formal del puerto, con asistencia de los indios. Las relaciones con los nativos fueron intensas. Fue continuo el comercio y el intercambio de regalos.

Teniendo limitado el tiempo, tuvo que regresar a Nootka sin estudiar a fondo varios estrechos y ensenadas prometedoras. El 3 de agosto zarparon de bahía de Núñez Gaona con rumbo oeste, pero a causa del mal tiempo, vientos contrarios y  niebla, tomaron la decisión de regresar a Monterrey, a donde llegaron el 2 de septiembre, y a San Blas el 13 de noviembre.

La expedición de Eliza de 1791

Continuaron durante ese año las exploraciones de las tierras aledañas al norte y sur del estrecho de Juan de Fuca. El flujo de llegada de nuevos buques a Nootka era continuo y desde allí partían las nuevas expediciones.

El paquebote San Carlos, al mando de Ramón Antonio Saavedra y Guyralda, arribó el 26 de marzo, con órdenes para Francisco de Eliza, quien había invernado en esa nueva base. Entre su tripulación se encontraban los pilotos Juan Pantoja y Arriaga y José Antonio Verdia, el cirujano Juan Terrón y el capellán Villaverde.

El 4 de mayo el San Carlos, comandado por Eliza, con Pantoja como piloto, zarpó de Nootka con rumbo sur, para explorar los estrechos de López de Haro y Georgia. En Nootka quedó fondeada la fragata Nuestra Señora de la Concepción, al mando del alférez de navío Ramón Saavedra y Guyralda y el capitán de voluntarios Pedro de Alberni.

La segunda nave de dicha expedición era la goleta Santa Saturnina, construida ya en Nootka, comandada por José María Narváez y que llevaba a Carrasco y Verdia como pilotos. Viajaba con el San Carlos, porque sus reducidas dimensiones la hacían más apta para explorar los canales y estrechos a los que no podría acceder el San Carlos por sus dimensiones y calado.

Entre el 7 de mayo y mediados de junio exploran la margen norte del estrecho, en el sur de la isla de Vancouver. Fondearon el 28 de junio en el puerto de Bodega y Quadra, y a partir del 1 de julio la goleta y la lancha estuvieron explorando las inmediaciones. Durante la travesía, descubrieron el estrecho de Georgia y Narváez realizó una exploración rápida de su mayor parte.

Entre el 7 y el 11 de agosto, estuvieron fondeadas en Puerto de Núñez Gaona. Durante esa estancia Eliza menciona que acudieron muchas canoas de indios de los poblados que hay en la boca para comerciar, pero apenas llegaron a ningún trato.  El San Carlos regresó a Nootka el 30 de agosto. El Santa Saturnina, al mando de Carrasco, no logró llegar a Nootka y en su lugar navegó al sur hacia Monterey y San Blas. Carrasco se reunió en Monterrey con Alejandro Malaspina y le informó sobre el descubrimiento del estrecho de Georgia.

[1] Para ampliar, visitar el siguiente foro: http://foro.todoavante.es/viewtopic.php?f=47&t=4284

atrevida y descubierta

CORBETAS ATREVIDA Y DESCUBIERTA

La expedición Malaspina y Bustamante. 1791

Es quizá la más importante expedición científica española, por su duración, magnitud, propósitos y logros. Duró algo más de cinco años: entre el 30 de julio de 1789 y el 21 de septiembre de 1794. Exploró la costa del Atlántico americano desde Monterrey (México) hasta la Tierra del Fuego; la costa pacífica hasta Alaska, y además las islas Filipinas, Macao, Australia, Nueva Zelanda y las islas Marianas y el archipiélago de Tonga (el punto del Pacífico donde se inicia el día UTC). Aquí solamente me refiero a las exploraciones de la zona a que está dedicada esta entrada.

El rey de España dio a Alejandro Malaspina y a José de Bustamante y Guerra el mando de una expedición científica alrededor del mundo con dos corbetas, la Descubierta y la Atrevida. Entre los 102 miembros de su tripulación se encontraban los oficiales José de Espinosa y Tello, Cayetano Valdés y Flores, Manual Novales, Femando Quintano, Francisco Javier Viana, Juan Bernacci y Secundino Salamanca, y el cirujano Francisco Flores Moreno. La corbeta Atrevida se encontraba al mando de José de Bustamante y Guerra, segundo jefe de la expedición, y entre sus 102 tripulantes se incluían originalmente los oficiales Dionisio Alcalá Galiano, Antonio Tova Arredondo, Juan Gutiérrez de la Concha, José Robredo, Martín de Olavide y Ciriaco Cevallos.

La expedición contaba, además, con los botánicos y naturalistas, Antonio Pineda, Tadeo Haenke y Luis Nee; con Felipe Bauzá y Cañas como encargado del dibujo y director de cartas y planos de la expedición. Contaba también con una serie de dibujantes, entre los que Juan Ravenet, Tomás de Suria, Felipe Bauzá, José Cardero y Fernando Brambila, dejaron testimonio de nativos y escenas de la Costa Noroeste.

El 1 de mayo de 1791, la expedición exploró el ámbito de la Costa Noroeste a la búsqueda de un paso interoceánico. En México se quedó mientras tanto una comisión expedicionaria al mando de Dionisio Alcalá Galiana, para organizar los materiales obtenidos hasta el momento

Al llegar a Alaska, reconocieron la costa hasta el Prince William Sound. En la bahía Yakutat, la expedición contactó con los tlingit yakutat. Los estudiosos españoles hicieron un estudio de la tribu, recabando información sobre costumbres sociales, lengua, economía, métodos de guerra y prácticas funerarias. Los artistas que acompañaban la expedición, Tomás de Suria y José Cardero, retrataron a miembros de la tribu y recogieron escenas de la vida diaria Tlingit. El glaciar Malaspina, entre la bahía de Yakutat y la bahía Icy, fue nombrado posteriormente en honor de Alejandro Malaspina.

Expedición de Alcalá Galiano y Valdés. 1792

La circunnavegación de la actual isla de Vancouver realizada por las goletas Sutil y Mexicana en 1792, se considera como parte de la expedición Malaspina ya que fue realizada a iniciativa suya modificando las instrucciones previas al respecto. La expedición iba a estar originalmente al mando de Mourelle, pero Malaspina logró imponer a sus propios oficiales, Dionisio Alcalá Galiano y Cayetano Valdés.

Las goletas habían sido construidas en San Blas y su poco fondo las hacía idóneas para los propósitos de la expedición. Al capitán de fragata Dionisio Alcalá Galiano, comandante de la expedición, se le encomendó el mando de la goleta Sutil en la que también iba el teniente de fragata Secundino Salamanca, con otros 17 tripulantes. El mando de la goleta Mexicana lo detentaba el capitán de fragata Cayetano Valdés y en ella iban Juan Vernaci, teniente de fragata y el dibujante José Cardero, junto con otros 17 tripulantes. Las goletas salieron de Nootka el 5 de junio y regresaron a dicho lugar el 31 de agosto.

Al llegar a Núñez Gaona encuentran a la fragata Princesa y a Fidalgo, que llevaba allí un mes preparando un futuro establecimiento, habiendo dispuesto ya el terreno para el mismo. Es destacable la confianza del trato con el jefe Tetacu, el cual visitaba la goleta Mexicana con toda confianza. Los españoles incluso le permitieron ver las cartas y mapas del estrecho, informándoles el jefe sobre la configuración y las islas del mismo. Tetacu les acompañó en su travesía del estrecho hasta el Puerto de Córdova, adonde llegaron sus dos mujeres en canoa. Acabaron siendo conscientes de que ese jefe era “uno de los caudillos más temidos de quantos habitan estas Costas y que ha adquirido el mayor respeto y autoridad en ellas, por su valor, talentos y despejo”. Tetacu y sus dos mujeres fueron retratados por Cardero.

MALSPINA

ALEJANDRO MALASPINA

Un relato de este viaje de Galiano y Valdés, se publicó en España y fue ampliamente promovido, oscureciendo el viaje más importante de Malaspina, que se convertiría en un prisionero político poco después de regresar a España. Es la constante de todos los grandes hombres de España de aquellas épocas: cuantos mayores y más heroicos eran sus logros, mas envidias y odios suscitaban. Repase la nómina de todos aquellos esforzados descubridores y colonizadores y comprobaran que raro es el caso en que no acabaran en el destierro o la cárcel. Viene a la memoria aquella exclamación de poema de Mio Cid: “¡Ah que buen vasallo si hubiera buen señor…!

Expedición de Bodega y Quadra y Caamaño. 1792

El 29 de abril de 1792 arribaba a Nootka la fragata Santa Gertrudis al mando de Alonso Torres y Guerra. Con él iban Juan Francisco de la Bodega y Quadra, comandante de una expedición que en este caso tenía un propósito fundamentalmente diplomático y político, el naturalista José Mariano Moziño Suárez de Figueroa y el artista Atanasio Echevarría y Godoy.

Eliza, que estaba entonces al mando del establecimiento de Nootka, fue relevado por Bodega y salió de Nootka en la fragata Nuestra Señora de la Concepción el 24 de junio.

El 14 de mayo llegaba a Nootka la fragata Aránzazu, de 205 toneladas. Su comandante era Jacinto Caamaño y Moraleja llevando a Juan Pantoja y Arriaga como primer piloto y a Juan Martínez y Zayas como segundo. Tenía la misión específica de recorrer la costa desde el Puerto de Bucareli hasta el de Nootka.

Entre el 13 de junio y el 7 de septiembre Caamaño llevó a cabo una serie de exploraciones en la zona mencionada, realizando diversos informes sobre los pueblos nativos con los que estableció contacto. Iba con él el botánico José Maldonado. Entre el 24 de junio y el 17 de julio estuvo en el Puerto de Bucareli. Numeroso nombres de lugares aplicados por Caamaño en la zona han sobrevivido, como la bahía de Córdoba, el canal de Revillagigedo, las bocas de Quadra, y en lo que ahora se llama paso Caamaño, la isla Zayas, en honor de su segundo piloto.

El naturalista José Maldonado dejó un extenso informe sobre animales terrestres, acuáticos y plantas de la zona. Fue la última vez que una nave española se acercó por esos lugares. El 4 de septiembre volvía Caamaño a Nootka. Allí se quedó al mando del emplazamiento mientras Bodega viajaba a Neah Bay. Luego sería relevado por Fidalgo. El 27 de agosto había llegado George Vancouver a Nootka. Al parecer, se habría reunido con Caamaño y obtenido copias de sus mapas, sobre todo de las zonas al norte de la entrada de Dixon. Vancouver más tarde incorporó algunos de los nombres de los lugares bautizados por Caamaño en su atlas.

El 4 de mayo había arribado a Nootka la goleta Activa al mando de Salvador Menéndez Valdés. El 21 de septiembre fue Bodega y Quadra quien tomó el mando de esta goleta y se desplazó al Puerto de Núñez Gaona (Neah Bay) con Menéndez Valdés, en donde estuvo del 25 al 29 de septiembre para luego navegar hacia el sur. El viaje tenía por misión encontrarse con Fidalgo, que llevaba allí desde el 27 de mayo, e indagar en los sucesos que habían desembocado en la muerte del piloto de la Princesa, Antonio Serantes.

Arribaban en ese momento a Nootka la fragata Columbia y una balandra al mando del capitán Gray, a quien Bodega pidió que le acompañara en su viaje al estrecho de Juan de Fuca. Posteriormente,  le compraría la balandra que sería bautizada como Orcasitas, y viajaría al sur con Bodega el 29 de septiembre.

La fragata Princesa, al mando de Salvador Fidalgo Lopegarcía, y llevando como piloto primero a Antonio Serantes y, como segundo, a Hipólito Tono, al capellán José Alejandro López de Nava y al cirujano Juan de Dios Morelos, se encontraba en el Puerto de Núñez Gaona (Neah Bay) desde el 27 de mayo. En el diario de Bodega se narra la entrevista con el jefe Tetacu y su hermano Tututsi para investigar la muerte de Antonio Serantes. En resumen, durante el otoño de 1792 se produjo un conflicto entre los makah nativos, y los españoles. El piloto Antonio Serantes, fue asesinado y en represalia, Fidalgo ordenó un ataque a los makah, causando muchas bajas.

El 29 de septiembre se abandonó definitivamente el Puerto de Núñez Gaona, dirigiéndose Bodega hacia México junto con la Orcasítas.

La expedición de Eliza y Martínez Zayas. 1793

Fue ésta, la última expedición española al Pacífico Norte. En 1795 se cerró el establecimiento de Nootka, poniendo fin definitivamente a la presencia española en esa región.

El 30 de abril zarparon, de nuevo desde San Blas, dos goletas. La Activa, a cuyo mando se encontraba el teniente de navío Francisco de Eliza y Revenga, llevaba como pilotos a José Tobar y Juan Kendrick, el capellán era Agustín de la Peña y el cirujano José Maldonado. La goleta Mexicana estaba al mando del segundo piloto Juan Martínez y Zayas. Sus instrucciones eran la exploración de la costa desde el estrecho de Juan de Fuca hacia el sur, hasta San Francisco.

Las goletas se separaron muy pronto. Eliza encontró grandes dificultades y sólo Martínez Zayas alcanzó la latitud deseada, el Puerto de Núñez Gaona, donde habían convenido encontrarse y al que arribó el 26 de julio. Atravesó el estrecho hasta Puerto San Juan y el 30 de julio comenzó a navegar hacia el sur.

canoas

TÍPICA CANOA DE LOS NATIVOS DE NOOTKA

Martínez y Zayas, que navegó por la costa de Washington y Oregón, menciona que en su tránsito por la costa norte encontró casas bien formadas y techadas de madera. El 11 de agosto decidió entrar por el río Columbia,  pero le siguieron multitud de canoas con indios agresivos,  y se vio obligado a hundir algunas para evitar un abordaje. Probablemente eran chinook del Columbia inferior.

Mientras tanto Eliza había fondeado el 1 de agosto en el puerto de la Trinidad (Trinidad Bay) y en su breve informe sobre los yurok destacó la total ausencia de cambios habidos desde la primera vez que los españoles se detuvieron allí, en 1775. El mismo Eliza dedujo que “han tenido muy poco trato con otras naciones”.

El 9 de agosto se encontraron ambas goletas en el puerto de Bodega reflejando en sus escritos una breve mención sobre los miwok costeños. Por lo que respecta a los pueblos nativos, los españoles  impidieron que los rusos se establecieran en la Columbia Británica y en las costas de Washington y Oregón, y se retrasó en más de setenta años la inevitable conquista y práctica destrucción de las culturas nativas de esa región.

totem

TOTEM CARACTERÍSTICO DE LAS CULTURAS DE LA ZONA

 

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA.-

 La profesora EMMA SÁNCHEZ MONTAÑÉS, titular de Historia Americana en la Universidad Complutense y directora de la Revista Española de Antropología Americana, fue quien despertó mi interés por estas exploraciones. Su extenso, documentado y ameno artículo sobre las fuentes españolas en la etnografía de la costa pacífica americana a finales de siglo XVIII, publicado en el libro “Norteamérica a finales del S. XVIII: España y los Estados Unidos” fue determinante para iniciar este trabajo. Como mi enfoque pretendía centrarse más en la epopeya en sí, en el factor humano de la misma, investigué acerca de información menos especializada en antropología.. Entiendo que la aportación de nuestros marinos fue fundamental para ésta ciencia en aquel ámbito.

En Internet, la documentación sobre el tema es extensa y de fuentes muy distintas. Como siempre, en primer lugar WIKIPEDIA donde hay muchos trabajos muy completos y documentados. Es la fuente principal de las imágenes publicadas. Cito las páginas que más he consultado, pero son innumerables las existentes:

  • Expediciones de España en el Pacífico Noroeste
  • Exploración del océano Pacífico.
  • Canadá y Alaska: Desde México, en Nueva España.

#LA ENCICLOPEDIA DE LA PRESENCIA ESPAÑOLA EN ESTADOS UNIDOS. ESPAUSA ENCICLOPEDIA.  (Patrocinada por la Universidad de Alcalá).

Contiene biografías de muchos personajes relacionados con la presencia española en América, entre otros, los citados en estos artículos. Muy interesante y exhaustiva.

#El libro del señor Freeman M. Tovell, “At the far reaches of Empire”, es un auténtico tesoro de datos personales de la casi totalidad de los personajes que llevaron a cabo aquellas exploraciones.

#Historical Dictionary of the Discovery and Exploration of the Northwest Coast of America, de Robin Inglis.

Otra fuente indispensable y muy completa sobre el tema y sus personajes.

Es curioso y turbador, que existan obras sobre el tema de la presencia española en América, en mayor número y difusión que en la propia España.