LA PRIMERA VUELTA AL MUNDO

DSC01144
LA NAO VICTORIA

EXPEDICIÓN MAGALLANES-ELCANO.

La Armada de la especiería.

Este fue el nombre que recibió la expedición armada por Carlos I, formada por cinco naves bajo el mando del portugués, al servicio de la corona española, Fernando de Magallanes.

La nao Victoria fue construida en los astilleros de Zarauz, desaparecidos hace tiempo. Desplazaba 102 toneladas y su eslora era de 28 m., manga 7,5 m y su calado de 2 m en la borda más baja y 7,5 m en el castillo de popa.  Constituían su aparejo tres mástiles, con gavias en trinquete y mayor y en mesana vela española, también llamad latina. Estaba artillado con 6 falconetes de hierro forjado y 4 cañones del mismo material. Su tripulación al inicio de su navegación era de 45 hombres. El mando inicial de la nave era de Luis de Mendoza, que, además de capitán de la Victoria, era tesorero de la Armada.

Además de la Victoria, los otros cuatro barcos fueron la Trinidad (nave capitana, 132 toneladas, 55 tripulantes), la San Antonio (144 toneladas, 60 tripulantes), la Concepción (108 toneladas, 45 tripulantes), y la Santiago (90 toneladas, 32 tripulantes).

La expedición zarpa de Sevilla el 10 de agosto de 1519. Tras una corta estancia en Tenerife, llega el 13 de diciembre a la bahía de Sta. Lucia, sita entre los actuales Rio de Janeiro y Sao Paulo. Continúan rumbo Sur y el 11 de enero llegan a la desembocadura del Rio de la Plata.

El 30 de marzo de 1520 fondean en una bahía a la que llaman puerto de San Julián, en la Patagonia argentina, donde se preparan para pasar el invierno. Algunos oficiales le presionan para que deje de andar perdido por esa costa estéril y Magallanes se ve obligado a revelar que tiene acordado con el Rey explorar toda esa costa hasta localizar un paso que les permita pasar al Océano Pacífico navegando hacia el Oeste. En esencia, explorar el Océano Pacífico y alcanzar las Islas de la Especias sin tener que navegar toda la costa africana y el subcontinente asiático. Le insisten en que no se detenga y siga avanzando, pero Magallanes se mantiene firme. Como nadie antes había llegado a estas costas cada entrante y cada bahía, debía ser explorada y cartografiada.

Los capitanes en desacuerdo, Luis de Mendoza, Gaspar de Quesada y Juan de Cartagena, se amotinan contra Magallanes, tomando el control de las naos Concepción, San Antonio y Victoria. Envían a la Trinidad un mensaje para Magallanes pidiendo negociar. Magallanes retuvo esta embarcación y envió a Gonzalo Gómez de Espinosa, su alguacil, al mando de cinco o seis hombres armados secretamente a la Victoria, con una carta para Luis de Mendoza. Mientras Mendoza lee el mensaje de Magallanes, Espinosa y otro de sus hombres lo matan a traición. El 7 de abril, Magallanes, manda cortar la cabeza y descuartizar a Gaspar de Quesada, capitán de la Concepción, y condena a ser abandonados a su suerte al veedor real, Juan de Cartagena, y a un fraile, Pedro Sánchez Reina.

Al mismo tiempo, otro bote también enviado por Magallanes, con Duarte Barbosa y quince hombres armados, abordan la Victoria tomando el control sin resistencia. Magallanes reúne la Santiago, la Victoria y la Trinidad en la salida del puerto de San Julián, haciendo imposible la huida de las dos naves rebeldes, que tienen que rendirse. Magallanes nombra capitán de la Victoria a Duarte Barbosa.

Reanudada la navegación, la nao Santiago que se había enviado a explorar más al Sur, encalla a causa de las fuertes oscilaciones de las mareas.  La tripulación se salva con la sola baja de un esclavo y se recuperan la mayor parte de los enseres y vituallas. Se envían dos hombres quienes a pie y en circunstancias muy penosas, llegan a Puerto San Julián para dar noticia de lo sucedido. El grueso de la expedición acudió de inmediato a su rescate.

Al reanudar la navegación, encuentran condiciones meteorológicas muy desfavorables y deciden atracar el 26 de agosto en Puerto de Santa Cruz, en el que aprovechan para reponer vituallas por su abundancia en pesca. 

El 18 de octubre parten de Santa Cruz y a tres días de navegación se empiezan a adentrar, con una fuerte tormenta que separa a la San Antonio y la Concepción del resto, empujándolas hacia lo que estimaban una bahía en la que podían encallar. Al fondo de la zona encuentran un estrecho canal y continúan navegando. A la salida del canal, encuentran otra bahía y un nuevo canal al final del cual se abre el océano y toman conciencia de que han encontrado el ansiado paso hacia el Pacifico. Vuelven atrás y a los tres días se reúnen con las otras naves, con toda la arboladura desplegada y con descarga de salvas de artillería. Comunicaron el descubrimiento del estrecho con gran alborozo para toda la expedición.

Magallanes envía de nuevo a la San Antonio y la Concepción a explorar el estrecho. Estando ya las naves dentro del estrecho, la San Antonio perdió de vista a las otras, circunstancia que aprovecha el experto piloto portugués Esteban Gómez para hacerse con el mando de la San Antonio durante la noche y abandonar la expedición poniendo rumbo a España. Llegan a España en mayo comunicando al Emperador el descubrimiento del estrecho y los abusos de Magallanes.[1]

La exploración y cartografiado del recién descubierto estrecho, luego llamado de Magallanes, les llevará nada menos que 28 días, y por fin, el 18 de noviembre de 1520, desembocarán en el Océano Pacífico. Inician la travesía buscando latitudes más cálidas y navegando muy cerca de la costa al llegar a la altura de la actual ciudad de Concepción (Chile), ponen rumbo al Noroeste para atravesar el Océano. La climatología se mostró muy favorable, con vientos a favor y sin borrascas que entorpezcan la navegación lo que les permite avanzar cada día distancias del orden de 100 leguas[2], unos 560 km., aunque el océano parece no tener fin. La travesía se vuelve muy dura por la carencia de agua y alimentos lo que provoca una elevada mortalidad en las tripulaciones.

Siguiendo su singladura rumbo Oeste por el Pacífico, llegan el 6 de marzo de 1521 a la actual isla de Guam, en el archipiélago de las Marianas, a las que llamaron “Islas de los ladrones”, por el saqueo al que los sometieron los habitantes de las mismas. Como contrapartida obtuvieron agua y alimentos abundantes. Tras aprovisionarse retoman viaje hacia el oeste, avistando el 16 de marzo un archipiélago que denominaron de San Lázaro (actual Filipinas). Divisan una isla grande, la de Homonhon y allí se dirigen. Hay un buen puerto y unos indios amigables. Parte de la tripulación se recupera de sus enfermedades.

Avanzan hasta la isla de Mazava, cuyo rey se ofrece a guiarlos hasta Cebú, donde dice que hay más población y otro rey. Un esclavo malayo capturado en otros viajes por los portugueses, se entiende bien con los nativos, lo que consideran una señal de estar cerca de su éxito, y todavía más importante, empiezan a confirmar la redondez de la tierra.

Entran en Cebú con salvas de artillería que atemorizan a los nativos. Los convencen de que es una forma de expresar su alegría. Se ganan la confianza del rey local con quien intercambia regalos. El rey de la población vecina, Mactan, desafía a los navegantes. Magallanes acude a la visita con muy pocos hombres y al desembarcar son atacados por miles de guerreros que los aguardaban. La superioridad numérica se impone y Magallanes muere alcanzado por una lanza que atraviesa su cabeza. Posteriormente, en una supuesta comida de desagravio, mientras el rey distrae a los españoles, entran cientos de guerreros en la sala y matan a 26 hombres más.[3]

Tras las pérdidas de personal sufridas hasta ese momento, consideran insuficiente la tripulación para navegar de forma segura las tres naves restantes y deciden destruir, quemándola, la Concepción en Bohol, repartiendo su tripulación entre la Trinidad y la Victoria. Se nombra nuevo capitán a López Carvalho, quien da muestras de no estar capacitado para el mando. Recorren de isla en isla la zona del mar de Joló, al parecer perdidos y sin un rumbo claro. Terminan por encontrar la isla de Palawan donde se pueden surtir al fin de abundantes provisiones. Allí tienen noticias de la riqueza de la cercana Brunéi, en la isla de Borneo, donde llegan el 21 de julio. Brunéi cuenta con una gran población, y un grado de civilización muy superior al de los lugares que han visitado hasta entonces. El trato que reciben de la población es bueno, pero al ver aproximarse a las naves más de un centenar de canoas, con varios centenares de guerreros en ellas, se asustan y las atacan, causando muertos y tomando prisioneros. Se aclara al fin que los guerreros venían celebrando una victoria en una guerra con otras tribus y no tenían intenciones agresivas hacia nuestros navegantes, ya muy en guardia por las experiencias anteriores. Fue un error comprensible que terminó con las buenas relaciones, y obliga a los españoles a salir de Brunéi precipitadamente.

Pocos días después de abandonar Brunéi y tras un periodo de navegación caótica, encalla la nave Trinidad. Encuentran un puerto, no identificado, donde reparan los daños de la nave demorándose en ello 37 días. En esa escala se toma el acuerdo de relevar a López Carvalho por Gonzalo Gómez de Espinosa quien, de hecho, ya comandaba la nave. A la vez, Juan Sebastián Elcano es nombrado capitán de la nao Victoria, fijándose como objetivo prioritario continuar viaje hasta llegar a las islas Molucas y volver a España cargados de especias.

El 28 de octubre fondearan en la isla de Kagayan y contratan dos pilotos locales para que los guíen a las Molucas. En sólo 10 días, estaban ya viendo los picos volcánicos de aquellas islas, las islas de la Especiería. El 8 de noviembre llegan a Tidore, en las islas Molucas. A su llegada a Tidore los españoles son muy bien recibidos por el rey local, Almansur, al que enseguida llaman Almanzor. Es musulmán, ya que los árabes habían llegado mucho antes allí para comerciar con especias. Les pide que le ayuden a defenderse de los portugueses que no le trataban muy bien. Los españoles perciben que debían apremiar su salida para evitar problemas; el 25 de noviembre empiezan a cargar las naves de clavo, y el 8 de diciembre, después de haber atrasado la salida casi una semana parten rumbo Sur.

Al zarpar la Trinidad advierte que le cuesta avanzar. Ambas naves maniobran y dan la vuelta, y ya fondeadas se descubre que la Trinidad hacía agua de forma muy peligrosa. El rey Almansur dispuso buzos para localizar la entrada de agua, sin éxito. Descubren que el problema es más grave que una simple vía de agua, quizás por una mala reparación tras haber encallado en el trayecto a Brunéi, y con la sobrecarga las cuadernas se habían desencajado. Ello obligaba a descargar la nave, y pese a que el rey trae carpinteros para ayudar, la reparación de la Trinidad iba a precisar meses.

Con el fin de dar noticias al Rey de lo conseguido a la mayor brevedad, disponen que la Victoria zarpe ya para volver a España rumbo Oeste. Su tripulación se compone de 47 tripulantes y trece indios, con velas nuevas, en las que se lucía una gran Cruz de Santiago. Por precaución se redujo la carga de clavo de la Victoria de unos 700 a unos 600 quintales[4] -unas 27 toneladas- y, por fin, el 21 de diciembre de 1521, zarparon hacia el cabo de Buena Esperanza.

La Trinidad, tras su reparación, volvería cruzando el Pacífico hasta el actual Panamá, único lugar de la costa pacífica americana en posesión española.   Al poco tiempo de iniciada su singladura tiene tan mala suerte, que un temporal destrozó el mástil mayor y los castillos de popa y proa. Fue capturada por portugueses y ya no regresó a España, aunque sí cuatro de sus tripulantes.

La Victoria recorre durante varios días diversas islas recogiendo muestras de las especias y acercándose al Sur. En la isla de Mallúa realizan reparaciones a la Victoria durante quince días. El 25 de enero llegan a Timor, donde dos tripulantes huyen a nado, siendo recogidos posteriormente por una embarcación portuguesa. La nao Victoria zarpa después de 11 días en busca del océano Atlántico. Al inicio del viaje, en el Océano Índico, navegan con vientos flojos, propios de las latitudes ecuatoriales en que se encuentran. Navegan hacia el Suroeste, tratando de evitar encuentros con expediciones portuguesas. En su navegación, pasan tan cerca de Australia que una desviación hacia el Sur, los hubiera llevado a sus costas.

Conforme descienden hacia el Sur, el Índico muestra su carácter feroz; los vientos y las corrientes desfavorables, hacen el avance cada vez más problemático. Cuando se van acercando al paralelo 40 tienen que luchar denodadamente para evitar ser devueltos hacia el Este. Tras unos días terribles, Elcano decide pasar al paralelo 36, encontrando las mismas condiciones, lo que le hace temer no poder rebasar el Cabo de Buena Esperanza. Al final pasan (sin verlo) a unos 40 Km. al Sur de él, y el 19 de mayo, ya en el Atlántico, toman rumbo Noroeste.

El Océano Atlántico les trae vientos favorables y avanzan con gran velocidad llegando a recorrer un día 100 leguas, unos 560 km-, siendo la mayor distancia recorrida en un día en toda su vuelta al mundo.

A partir del 12 de mayo debido a la falta de alimentos, el agotamiento y la dureza de la navegación, el número de fallecimientos es incesante. Elcano se enfrenta al fallecimiento de toda tripulación.  Para evitar esa tragedia, decide tomar una decisión contraria a sus planes: acercarse a la costa para avituallarse. Están cerca de Guinea, en una costa formada por manglares, bosques de árboles resistentes al agua salada que crecen en las desembocaduras de los grandes ríos de esta zona, lo que   les impide acercarse a tierra firme. Persisten dedicando desde mediados de junio hasta primeros de julio a recorrer las costas africanas en busca de un lugar donde fondear, mientras siguen las muertes. El 1 de julio Elcano somete a votación la decisión a tomar: continuar viaje a España sabiendo que quizá mueran todos en el intento, o recalar en las cercanas Islas de Cabo Verde donde se encuentran los portugueses a los que tanto temen. Se decantan por lo último, con la estratagema de que vuelven de América y necesitan reparar el trinquete.

El 9 de julio la Victoria fondea y parte de la tripulación acude a la costa a bordo de su bajel para traer provisiones. Los portugueses atienden de buena fe a los expedicionarios y les proveen de alimentos y agua. A los tres días de permanecer en Cabo Verde, el bajel que había acercado al puerto no volvía. Las autoridades habían descubierto la verdad[5] y estaban reteniendo a los 13 hombres que en él iban y que fueron rescatados pocos meses después por el Emperador Carlos I. La mañana del día siguiente se acercaron al puerto, donde acudió una embarcación portuguesa que les avisó de que sus compañeros habían sido detenidos, y que las autoridades les pedían entregar la nave. Elcano larga velas inmediatamente, emprendiendo así la huida. Son muy pocos para gobernar la nao, pero tendrán que arreglárselas. Y decide despistar a los portugueses. Toma rumbo Suroeste.

El camino a España a vela desde Cabo Verde, la distancia más corta es por las Islas Canarias, pero en la zona se encuentran vientos alisios constantes en dirección Suroeste, por lo que es un rumbo casi imposible para un velero. Cuando se navega en sentido contrario, hacia Sudamérica, es el mejor rumbo pues los fuertes alisios de popa hacen casi volar a las naves. El camino habitual es cruzar esa zona de alisios con rumbo Noroeste hasta aproximarse a las Azores, más o menos, según afecte el anticiclón que suele posicionarse en la zona, para después virar al Este camino de Portugal, con vientos favorables.  Elcano sigue fielmente esta ruta.

Aunque las Azores son portuguesas, no suponían peligro, puesto que era la ruta normal para la vuelta desde América para los barcos españoles. El viento le ayuda y lo hace a gran velocidad, sin cruzarse con ningún barco. Pero ya están en agosto y el anticiclón de las Azores les deja sin viento a los pocos días y apenas avanzan. Están a punto de conseguir su objetivo, pero el agotamiento por hacer funcionar las bombas de achique día y noche los está dejando exhaustos. Al fin se levanta viento favorable y pueden navegar hacia el Cabo de San Vicente. El 4 de septiembre, divisan el cabo, y dos días después, el 6 de septiembre de 1522, entran al puerto de Sanlúcar de Barrameda.

Los sanluqueños contemplan una nave parcialmente desarbolada y fuertemente escorada, de cuyas bordas asoman 18 escuálidos hombres que dicen ser los supervivientes de la armada de Magallanes, y que vuelven de haber dado la vuelta al mundo cargados de especias. Llevan a bordo tres indios de las Islas Molucas, de los 13 que habían embarcado en Tidore nueve meses atrás. De inmediato se corre la voz como la pólvora por la ciudad, que se presta a atenderlos.

Orgullosos de su gesta, quieren continuar hasta Sevilla de donde partieron hace 3 años y 28 días, siendo remolcados para remontar el Guadalquivir. Entran en el puerto de Sevilla gastando en salvas la pólvora que les quedaba. No olvidan la promesa hecha a la Virgen durante una tempestad que casi termina con ellos cuando viajaban a Timor, y piden cirios; descalzos y con ellos en las manos, desembarcan uno a uno y, como una procesión de espectros, se dirigen hasta la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, en Triana, para dar gracias a la Virgen.

Traen un preciado cargamento de 27 toneladas de clavo, una increíble fortuna para la época. Pero, tal como cuenta Elcano al Emperador Carlos I en la carta que le escribe desde la Victoria anunciando su regreso, “…aquello que más debemos estimar y tener es que hemos descubierto y dado la vuelta a toda la redondeza del mundo“.

No cabe mayor heroicidad, capacidad de sacrificio y audacia. Con su regreso, estos 18 hombres no solo entraron al puerto de Sevilla, sino que lo hicieron para siempre en la Historia de humanidad.

A Juan Sebastián Elcano le concedió el Rey que en su escudo nobiliario luciera una banda con la famosa frase “PRIMUS CIRCUMDEDISTI ME”.

NOTA FINAL. –

La didáctica visita al puerto de Alicante, donde se encuentra fondeada una réplica de la nao Victoria (y también un hermoso galeón de más porte), me ha servido para tomar conciencia real de las dificultades, dados los medios con el que se llevó a cabo esta hazaña, que, vista desde hoy, parece increíble. En una época sin más ayudas a la navegación, que sextante y brújula, sin mas cartas náuticas que su propia experiencia y un valor que, al menos yo no soy capaz de entender, llevaron a cabo una hazaña que hoy día es difícil de imaginar.  

Fue lo que me movió a investigar más a fondo la historia de esa epopeya y plasmarla en este artículo que publico en mi blog con mi admiración por aquella gloriosa aventura que llevaron a cabo españoles del S.XVI.

PARA SABER MAS. –

En Internet se encuentran infinidad de artículos sobre el tema, pero hay una página web donde se trata con más extensión y profundidad la aventura con lujo de detalles. Es lo mejor y más documentado que he encontrado.

Esa página es www.rutaelcano.com. Su autor es D. Tomás Mazón Serrano. Está disponible en español e inglés. Además del extenso y detallado relato, hay unos desplegables documentadísimos que tratan en profundidad diversos aspectos, desde LA HISTORIA A LOS MAPAS Y LAS FUENTES.

Desde aquí, le expreso mi admiración por su magnífico trabajo.


NOTAS DEL TEXTO.

[1] Posteriormente Carlos I encargó a Esteban Gómez el mando de una expedición para buscar otro paso al Océano Pacífico por el norte. Gómez fue el primer europeo que visitó la isla de Manhattan y la península del Labrador.

[2] La legua marítima usada por los marinos, equivale a 5.555,55 metros. 

[3] Dice el refrán que “quien a hierro mata, a hierro muere”. Magallanes y Barbosa asesinaron a Mendoza y a Gaspar de Quesada, y casi de la misma forma los asesinaron a ellos. Justicia poética.

[4] Un quintal castellano es aproximadamente, 46 kg.

[5] Parece ser que al comprar vituallas pagaron en especie, entregando alguna cantidad de especias de las que llevaban a bordo.

EL VALLE DE LOS CAÍDOS

shutterstock_621274409-compressor

Artículo publicado en el diario Ya, de los Sres. D. Alberto Bárcena y D. Laureano Benítez Grande-Caballero que guardaba en mi archivo. No guardé la fecha de publicación, pero pienso que fue en ocasión de alguna otra ronda de estupideces como la actual sobre el Valle de los Caídos.

Toda la verdad y nada más que la verdad sobre el Valle de los Caídos.

El Valle de los Caídos en un conjunto monumental construido entre los años de 1940 y 1958 en el Valle de Cuelgamuros, en la Sierra Norte de Madrid. Fue concebido por Francisco Franco como un mausoleo donde fueran enterrados cristianamente los fallecidos en la Guerra Civil española, pertenecientes a los dos bandos en lucha, por lo cual su verdadero espíritu es el de ser un monumento a la reconciliación nacional, siendo una completa falsedad afirmar que es un mausoleo franquista, un monumento al fascismo, porque Franco no levantó la Basílica con la intención de que fuese su sepultura. Fue enterrado allí, porque el rey Juan Carlos I, de acuerdo con el Gobierno y el Ayuntamiento de Madrid, así lo decidió a los tres días de su fallecimiento.

Con este objetivo, están allí inhumados 33.384 fallecidos durante la contienda, de los cuales pertenecen al bando nacional el 58%, y al bando rojo el 42% restante. Los cuerpos fueron trasladados allí desde toda España, con el consentimiento de sus familias en la gran mayoría de los casos, en muchas ocasiones recogidos de las cunetas, porque Franco deseaba que sus restos descansaran en terreno sagrado.

Aparte de ser un Centro de reconciliación nacional, Franco quiso erigir en el Valle de los Caídos un monumento a la fe católica, que consta de una basílica y de un monasterio benedictino, edificaciones donde no existe absolutamente ninguna alusión a la victoria franquista, ni a la derrota de la España republicana, y que carece por completo de cualquier símbolo que pudiera ser calificado de franquista o de fascista, pues Franco no levantó el Valle para que fuera un centro de adoctrinamiento de su régimen, ni de celebración de la victoria. En su lugar, el complejo monumental contiene todos los principales símbolos, dogmas y principios de la fe católica, simbolizado por la enorme cruz de 150 metros que preside el conjunto monumental, considerada como la mayor del mundo.

Un pretexto del que se valen quienes quieren acabar con el Valle de los Caídos es el de recuperar los restos de los allí fallecidos para proceder a su identificación y su devolución a las familias, pero los expertos que han estudiado el tema afirman que realizar esto es completamente imposible, y así se ha reconocido en las instancias oficiales.

También se alega que Franco no falleció en la Guerra Civil, por lo cual no debería estar enterrado en un monumento que guarda los restos de los que sí perdieron la vida durante la contienda. Pero este argumento no quiere tener en cuenta que, según el Derecho Canónico, el fundador y benefactor de una institución o edificación religiosa tiene pleno derecho a ser enterrado en ella, y esto se ha hecho así a lo largo de los dos milenios de historia de la Iglesia.

Por otra parte, según afirman todas las leyes internacionales, es completamente ilegal la profanación de tumbas, hecho en que incurriría el Gobierno que quisiera exhumar los restos de Franco, ya que su familia se opone completamente a ello, y ha afirmado ante notario que no se hará cargo de los restos exhumados.

En cuanto a la historia de que el Valle fue edificado con el trabajo esclavo de miles de presos republicanos, es otra completa falsedad, otro argumento con el que se quiere justificar el ataque al Valle. Este tema ha sido investigado exhaustivamente por el doctor Alberto Bárcena, que empleó en el estudio ocho años de trabajo, accediendo a miles de actas, y con sus conclusiones elaboró su tesis doctoral ―y posteriormente un libro, que publicó con el nombre de «Los presos del Valle de los Caídos», editorial San Román, 2015― cuyo contenido resume él mismo con estas palabras:

«El 23 de enero de 2013 defendí mi tesis doctoral, titulada “La redención de penas en el Valle de los Caídos”, en la Universidad CEU San Pablo. Era el resultado de siete años de investigación que venían a contradecir absolutamente la leyenda negra tejida contra el monumento y contra el propio franquismo, presentado desde hacía años como un régimen tiránico que habría explotado inhumanamente a miles de presos políticos en aquellas obras, con el resultado de varios miles de muertos en accidentes laborales o a causa de las condiciones extremadamente duras que se les obligó a soportar.

El propio monumento se ha presentado como una construcción faraónica levantada a mayor gloria del jefe del Estado y del bando ganador en la Guerra Civil. Para desmentir esto último basta leer el decreto de 23 de agosto de 1957 que constituye la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, ya próximo el final de las obras. En él consta con toda claridad que aquel era un monumento a todos los caídos de los dos bandos, “bajo los brazos pacificadores de la Cruz”, a la vez que se establecía la fundación de una comunidad religiosa encargada del culto en la basílica; de rezar por todos los caídos, y de dirigir una escolanía, que sigue funcionando, y un Centro de Estudios Sociales cuya finalidad era recopilar y dar a conocer la Doctrina Social de la Iglesia como instrumento capaz de establecer un régimen social verdaderamente justo. Dicho centro, de brillante trayectoria, dejó de funcionar al verse privado de la financiación oficial establecida, por decisión del gobierno de Felipe González.

En cuanto a la construcción del monumento, objeto de mi estudio, encontré un fondo documental, apenas utilizado por los investigadores, de 69 cajas que contienen miles de documentos relativos a las obras. Se trata del Fondo Valle de los Caídos conservado en el Archivo General del Palacio Real de Madrid, sección de Administraciones Generales. Las fuentes primarias, tanto como los testimonios publicados y los textos legales, contradicen el mito calumnioso en todos sus extremos: los trabajadores penados tenían que solicitar, mediante una instancia presentada en el Patronato de Nuestra Señora de la Merced para la Redención de Penas, del ministerio de Justicia, su traslado al Valle de los Caídos. Y lo hacían por razones obvias reconocidas por los propios presos cuando fueron entrevistados tras la muerte de Franco: en primer lugar, reducían sus condenas en una proporción que llegó a ser de seis días de condena por uno de trabajo, contándose a tal efecto las bajas laborales y las horas extraordinarias que realizaran. Esta figura jurídica ―la redención de penas―, creada en plena guerra civil, junto a los indultos que alcanzaron a los presos, tuvo como consecuencia la reducción de las condenas, hasta quedarse en una cuarta parte o menos de lo que marcara la sentencia.

Aparte de esto, los penados cobraban jornales iguales a los de los trabajadores libres, con los que compartieron los trabajos en completa igualdad de condiciones, también en cuanto a sus seguros sociales.

En lo que respecta al número, los presos oscilaban entre 500 y 800 de promedio, y solamente participaron en las obras durante siete de los diecinueve años que duraron (entre 1943 y 1950, cuando fueron indultados ya los últimos). Además, se construyeron poblados donde pudieron llevar a sus familias, y contaron allí con escuela gratuita y obligatoria para sus hijos, que estudiaban junto a los de los libres y los funcionarios que también vivieron allí; el maestro era uno de los presos que había llegado al Valle por los mismos motivos que el resto de penados, y siendo ya libre permaneció allí ejerciendo su profesión, lo mismo que el médico (uno de ellos si no me falla la memoria, fue el padre del Sr. Peces Barba, que una vez cumplida su pena, prefirió seguir en el Valle hasta la terminación de las obras) y el practicante.

En resumen, puede decirse que la realidad del Valle de los Caídos es diametralmente opuesta a la falacia que se viene difundiendo desde hace décadas interesadamente».

Como consecuencia de todos los argumentos considerados, se puede concluir que tras la decisión política de exhumar los restos de Franco lo que se oculta es un proyecto de persecución religiosa a la fe católica, persecución tradicional en los partidos de izquierda, que en la Segunda República española protagonizaron una de los holocaustos de católicos más horrendos de la historia, con asesinatos masivos de religiosos y destrucción de edificios religiosos. Esto último es lo que buscan realmente con sus ataques al Valle de los Caídos, contra lo que todos los católicos están llamados a combatir.

EFEMÉRIDES ESPAÑOLAS. (y 3)

DEL INICIO DEL REINADO DE ALFONSO XIII A ABRIL DE 1936

alfonso xIII

D. Alfonso XIII

1902. Alfonso XIII, rey de España. Juró la constitución al ser declarado mayor de edad, a los dieciséis años, momento en que es proclamado Rey de España. Su madre, María Cristina de Habsburgo-Lorena, ejerció la regencia de 1885 a 1902.

1904. Acuerdo franco-español sobre Marruecos. El área de influencia española se limita al Rif.

1905. El 31 de mayo, atentado contra Alfonso XIII en París mientras realizaba una visita oficial. Se encontraba junto al presidente francés, Emile Loubet, saliendo ambos ilesos. El autor del ataque, el anarquista Mateo Morral, logró huir del país.

El 31 de marzo se produce la visita a Tánger del káiser Guillermo II, donde éste anunció su defensa de la independencia marroquí. Consecuencia de ello fue la gestación de la Conferencia de Algeciras.

1906. Conferencia de Algeciras. El objetivo de la conferencia fue solucionar la llamada primera crisis marroquí que enfrentaba a Francia con Alemania. Crisis surgida en 1904 con motivo del acuerdo que habían suscrito ambos países, para delimitar las zonas de África sobre las que ejercerían su dominio.

Alemania estaba interesada en un protectorado propio en Marruecos. Lo justificaban por la enorme deuda del sultán de Marruecos con bancos alemanes. También existía interés de comerciantes germanos en desarrollar sus actividades en suelo marroquí.

Matrimonio de Alfonso XIII con Victoria Eugenia de Battenberg el 31 de mayo. Al término de la ceremonia, los reyes realizaron un itinerario en carroza descubierta por las calles, camino al Palacio Real. Al llegar a la calle Mayor pasan frente a la pensión en la que Mateo Morral se alojaba. Desde el balcón de su habitación arrojó en dirección al carruaje real un ramo de rosas que ocultaba una bomba. El artefacto al caer golpeó los cables del tranvía y se desvió, por lo que la bomba explotó de lleno sobre el público que asistía al paso de la comitiva causando 23 muertos y en torno al centenar de heridos. Los reyes salieron ilesos.

1909. Se conoce como Desastre del Barranco del Lobo la acción militar acaecida en ese lugar, próximo a Melilla, el 27 de julio en la que las tropas españolas fueron derrotadas por los rifeños. En esta emboscada murieron 153 militares, entre ellos el General Pintos, que estaba al mando de la expedición (17 jefes y oficiales y 136 hombres de tropa) y 599 resultaron heridos (35 jefes y oficiales y 564 hombres de tropa).

Semana Trágica. Se conocen con este nombre los sucesos producidos en Barcelona y otras ciudades de Cataluña entre el 26 de julio y el 2 de agosto. El desencadenante de estos acontecimientos fue el decreto del gobierno de Antonio Maura de enviar tropas de reserva a las posesiones españolas en Marruecos, tras el desastre arriba citado. La mayoría de los reservistas eran padres de familia de las clases obreras. Los sindicatos convocaron una huelga general.

El balance de los disturbios en Barcelona se cifra en 78 muertos (75 civiles y 3 militares); medio millar de heridos y 112 edificios incendiados (80 de ellos religiosos). El gobierno Maura, inicia de inmediato, una durísima represión . Se detienen varios millares de personas, de las que 2.000 fueron procesadas, muchas desterradas y otras con diversas penas de prisión. Se pronunciaron 17 condenas a  muerte, pero solo cinco fueron los ejecutados en el Castillo de Montjuic: Josep Miquel Baró, un nacionalista republicano, el 17 de agosto; Antonio Malet Pujol, un republicano lerrouxista, el 13 de septiembre; Clemente García, joven discapacitado mental que bailó con el cadáver de una monja por las calles de Barcelona, el 4 de octubre; Eugenio del Hoyo, un ex guardia civil y guardia de seguridad; y el más conocido de todos ellos Francisco Ferrer Guardia, pedagogo anarquista cofundador de la Escuela Moderna, el 13 de octubre.

1911. Motín en la fragata Numancia. Se produjo la noche del 1 al 2 de agosto cuando realizaba labores como acorazado guardacostas en aguas de Tánger. Un fogonero, un artillero y otros doce tripulantes, se amotinaron pretendiendo proclamar la República y amenazando con bombardear Málaga mientras esperaban el levantamiento de las fuerzas republicanas. Luego navegaron hacia Valencia donde se esperaba un levantamiento popular republicano. El motín fue sofocado por la decisiva actuación del condestable de guardia el día 9 de agosto.

1912. En la mañana del 12 de noviembre fue asesinado D. José Canalejas por el anarquista Manuel Pardiñas Serrano, cuando miraba el escaparate de la librería San Martín en la Puerta del Sol, semi esquina con la calle de Carretas. Los policías de escolta no tuvieron tiempo de reaccionar a tiempo para salvarle la vida a Canalejas, pero sí lograron acorralar a Pardiñas, que se suicidó.

Acuerdo franco-español sobre Marruecos firmado el 27 de noviembre de 1912. El Protectorado español de Marruecos, es la figura jurídica aplicada a unos territorios del Sultanato de Marruecos sobre los que España, ejerció la Administración hasta los años 1956 y 1958.

Consistía en dos territorios distantes geográficamente: 1) la zona norte, que incluía las regiones del Rif y Yebala, fronterizas con las ciudades de Ceuta y Melilla, plazas de soberanía que eran territorio español y con la Zona Internacional de Tánger y el protectorado francés. 2) La zona sur, conocida como Cabo Juby, en la actual provincia marroquí de Tarfaya, (Villa Bens en el período español) lindaba con la colonia española del Sahara español al sur, y al norte con el protectorado francés con el río Draa como frontera.

1914. Declaración de neutralidad en la inminente Guerra Mundial. La neutralidad generará grandes beneficios a España, especialmente a Cataluña y Vascongadas.

1918. Grave pandemia de gripe que se extiende por todo el mundo. Tras registrarse los primeros casos en Europa, al parecer en Francia, la gripe pasó a España. Al ser un país neutral en la guerra no censuró la publicación de los informes sobre la enfermedad y sus consecuencias, de ahí que, pese a ser un problema internacional, se le diera el nombre de “gripe española”  por parecer en las informaciones de la época que era el único país afectado. Es considerada la pandemia más devastadora de la historia humana. Estimaciones antiguas indicaban que murieron entre 40 y 50 millones de personas, mientras que estimaciones actuales mencionan entre 50 y 100 millones. En España se calcula que murieron unos 8 millones de personas.

1919. Huelga de La Canadiense. Iniciada originalmente en la empresa eléctrica Riegos y Fuerzas del Ebro, perteneciente a Barcelona Traction, Light and Power Company, Ltd., más conocida como La Canadiense, porque el principal accionista de la compañía era un banco canadiense. Se inició el 5 de febrero en Barcelona y se prolongó durante 44 días en los que se convirtió en huelga general paralizando Barcelona y el 70% de toda la industria catalana.

La huelga constituyó uno de los mayores éxitos del movimiento obrero español, especialmente la CNT, pues tras el fin de la huelga se consiguieron mejoras salariales, la readmisión de obreros despedidos, la liberación de los obreros detenidos. Se consiguió la promulgación de un Decreto que establecía la jornada de ocho horas de trabajo, siendo España el primer país en el que se dio este avance social.

Como secuelas de la huelga se deterioraron las relaciones entre patronal y sindicatos iniciándose el pistolerismo por ambas partes que se extendió prácticamente hasta el final de la Guerra Civil.

1920. La guerra que tiene por escenario el Rif y las posesiones españolas en el norte de África aumenta de forma alarmante. Unos meses antes de la firma del tratado de Fez, había sido sofocada cerca de Melilla una rebelión encabezada por un jefe conocido como El Mizzian. Cuando la ocupación del territorio empieza a hacerse efectiva, surgirá un nuevo foco rebelde, esta vez en Yebala (región que comprende desde la fachada atlántica hasta las estribaciones del Rif) en la que se encuentra Tetuán, capital del protectorado, capitaneado por Ahmed al-Raisuni, señor de Arcila y la costa atlántica.

millan astray y franco

Millán Astray y Franco

 Mediante el Real Decreto del 28 de enero de 1920, se crea la Legión con el nombre de «Tercio de Extranjeros». El objetivo era hacer frente, a la dureza de los combates en la Guerra del Rif, para los que no estaban preparadas las tropas de reemplazo, así como reducir el clamor popular por las bajas producidas. El primer legionario, alistado fue un hombre de 30 años, Marcelo Villeval Gaitán, el 20 de septiembre de 1920. Su primer comandante fue el teniente coronel de infantería D. José Millán-Astray.  El entonces comandante Francisco Franco fue jefe de la Primera Bandera y lugarteniente de Millán-Astray, elegido por éste por su capacidad organizativa y militar.

 1921. El 8 de marzo D. Eduardo Dato e Iradier, presidente del Consejo de Ministros desde mayo del año anterior, sufrió un atentado en Madrid que le causó la muerte. El atentado se llevó a cabo por los militantes anarquistas catalanes Pedro Mateu Cusidó, Luis Nicolau Fort y Ramón Casanellas Lluch, quienes le dispararon desde una motocicleta con sidecar en marcha en la Puerta de Alcalá de Madrid, más de veinte disparos.

El 22 de julio cerca de la localidad marroquí de Annual tuvo lugar la batalla más conocido en la historiografía española como Desastre de Annual. Fue una gravísima derrota militar española ante los rifeños comandados por Abd el-Krim[i].

En las cuatro horas aproximadas que duró el desastre murieron unos 2.500 españoles, y todos los ocupantes, 1.500 en total, de las posiciones de Talilit, Dar Buymeyan, Intermedias B y C, Izumar, Yebel Uddia, Mehayast, Axdir Asus, Tuguntz, Yemaa de Nador, Halaun y Morabo de Sidi Mohamed. Se estima que la cantidad de prisioneros españoles en poder del Abd el Krim fue de 492 prisioneros de los que sobrevivieron 326.

Esta derrota condujo a una de las más importantes crisis políticas entre las que socavaron los cimientos de la monarquía liberal de Alfonso XIII. Por algunos historiadores se considera que fue la causa directa del golpe de Estado y la dictadura de D. Miguel Primo de Rivera.

Hay una magnifica novela de Ramón J. Sender, IMAN, sobre este episodio bélico. Quizás uno de los relatos más estremecedores y terrible de aquella tragedia del ejército español.

1922. Graves situaciones de indisciplina en la Juntas Militares, organizaciones corporativas militares legalizadas en junio de 1917. Agrupaban a los jefes y oficiales con destino en la península que reclamaban la mejora de sus salarios. También protestaban por los ascensos por “méritos de guerra” que obtenían sus compañeros destinados en Marruecos, que les permitían aumentar sus ingresos y progresar en el escalafón (y, añado yo, caer muertos en gran cantidad). Amparadas por el Rey Alfonso XIII ejercieron como grupo de presión militar sobre el poder civil interviniendo en la vida política y contribuyendo a la crisis del régimen de la Restauración. Fueron abolidas en noviembre de 1922, diez meses antes del golpe de Estado de Primo de Rivera, que puso fin al periodo constitucional del reinado de Alfonso XIII.

El 15 de marzo de 1922, el Partido Comunista de España celebra su I Congreso en Madrid. Fundado el 15 de abril de 1920, en la Casa del Pueblo de Madrid por la Federación de Juventudes Socialistas, el Partido Comunista Español y el Partido Comunista Obrero Español, los que, siguiendo las indicaciones de la Internacional Comunista, se fusionan dando lugar al Partido Comunista de España.

1923. Salvador Seguí Rubinat, conocido como El Noi del Sucre (‘El chico del azúcar’), fue una de las personas más destacados del anarcosindicalismo (CNT) de España de principios del siglo XX. Durante la huelga de La Canadiense se encontraba preso, pero fue liberado el día en que se desconvocó. Mostró sus grandes dotes de orador en la asamblea de la plaza de toros de las Arenas, en la que informó sobre los acuerdos con el gobierno. El 10 de marzo de 1923, fue asesinado de un tiro en la esquina de la calle Cadena con San Rafael, en el barrio del Raval de Barcelona. Se atribuye a pistoleros del Sindicato Libre, como represalia, por el asesinato del dirigente del Libre José Martí Arbonés, ocurrido pocos días antes.

El general Primo de Rivera se rebela contra su comando y contra el gobierno, contando con el respaldo del rey. La dictadura que implantó tenía como uno de sus principales objetivos acabar con la guerra en África. Su gobierno durará hasta 1930. (El socialista Francisco Largo Caballero será Ministro de Trabajo en el gobierno Primo de Rivera).

1924. Al tomar el poder Primo de Rivera, las tropas se retiran a unas cuantas posiciones fortificadas mientras el general realiza los cambios necesarios en el ejército. El desarrollo del enfrentamiento y su fin coincidieron con el periodo de mando del general Primo de Rivera, que se ocupó de la campaña de 1924 a 1926. Mientras, Abd el-Krim llegó a crear todo un Estado independiente: la República del Rif.

1925. Acuerdo con Francia para coordinar acciones militares en la guerra contra los rifeños. Tras la Batalla de Uarga (también conocida como el Annual francés) enfrentamiento entre la República del Rif y Francia desde el 13 de abril al 20 de julio, los franceses intervinieron de lleno en el conflicto y establecieron una colaboración conjunta con España que culminó con el desembarco en Alhucemas.

Se llevó a cabo el 8 de septiembre por el ejército y la Armada españolas y, en menor medida, un contingente aliado francés. La operación consistió en el desembarco de un contingente de 13.000 soldados españoles transportados desde Ceuta y Melilla por la armada combinada hispano-francesa.

desembarco-Alhucemas

EL DESEMBARCO DE ALHUCEMAS

La operación tuvo como comandante en jefe al general Miguel Primo de Rivera, y como jefe ejecutivo de las fuerzas de desembarco al general José Sanjurjo. El desastroso fracaso del desembarco de Gallípoli (En 1915, 1ª Guerra Mundial) llevó a Primo de Rivera a investigar los motivos y preparar una cuidadosa planificación para el desembarco. Entre los jefes participantes en la acción se encontraba el entonces coronel Francisco Franco al frente de las tropas de la Legión. Por su decisiva actuación fue ascendido a general de brigada.

Fue la primera vez en la historia en la que las fuerzas de apoyo aéreo al desembarco, las fuerzas navales y las fuerzas de tierra actuaron bajo un mando unificado, creándose así el concepto moderno de desembarco anfibio. Fue también la primera vez que se utilizaron carros de combate: 11 Renault FT-17 y 6 Schneider CA1.

El general estadounidense Dwight Eisenhower, casi 40 años después, estudió a fondo la táctica empleada por los españoles en Alhucemas para trazar el plan del desembarco de Normandía.

1926. Desde Alhucemas, en la primavera de este año, se ejecutaron las operaciones que determinaron la derrota de Abd el-Krim y la ocupación y pacificación total de la zona española del Protectorado. En abril, Abd el-Krim solicitaba entablar negociaciones.

La Sanjuanada golpe de Estado previsto para la noche del 24 de junio, noche de San Juan, fracasó en su intento de poner fin a la Dictadura de Primo de Rivera, instaurada en España de acuerdo con el rey.

Había en el ejército mucho malestar por el tema de los ascensos por méritos de guerra (ver más arriba). La discrecionalidad resultante en los ascensos por este motivo tras el desembarco de Alhucemas,  enconó más la situación y motivó el distanciamiento de algunos jefes y oficiales que empezaron a conspirar contra la Dictadura contactando con políticos de los partidos del turno desalojados del poder. “Muchas de las memorias y obras políticas escritas por militares durante estos años y en los posteriores dejan traslucir agravios personales, antes que una militancia anti dictatorial cimentada en profundas convicciones ideológicas”, afirma González Calleja en su libro publicado en 2005: “La España de Primo de Rivera. La modernización autoritaria 1923-1930”

Siguiendo el plan, el general Aguilera, se trasladó a Valencia, pero cuando el 22 de junio se reunió en Godella, con los responsables locales del golpe comprobó que las fuerzas comprometidas eran muy reducidas. Aguilera decidió continuar, pero el teniente coronel Bermúdez de Castro fue detenido y se frustró el asalto a la capitanía general. Aguilera decidió dirigirse a Tarragona, con la intención de sublevarse allí, contando con el apoyo del general Domingo Batet.  Pero la guardia civil los detuvo a los dos en el hotel de Tarragona donde se reunieron.

En Madrid, en la noche de San Juan se leyó el Manifiesto del golpe en el Ateneo de Madrid “en un clima de euforia”, según Gabriel Cardona (2001. «Se tambalea el Dictador». La Aventura de la historia.37), pero la guardia civil detuvo al grupo de estudiantes de ingeniería que iban a tomar el Palacio de Comunicaciones de la plaza de Cibeles, para hacerse cargo del servicio de telégrafos.

El plan fue conocido por el rey y Alfonso XIII “decidió apostar por Primo de Rivera, que le parecía más seguro y, desde luego, más cómodo” y porque “sospechaba que, si caía la Dictadura, sería muy difícil establecer un gobierno estable”, afirma Gabriel Cardona.

1927. En julio se rindió Abd el Krim y se recuperan todas las posiciones anteriores. Al entrar las tropas españolas en Annual y Monte Arruit, se encuentran los cadáveres de los caídos en aquellas batallas sin enterrar y pudriéndose al sol. Tras entrar en las posiciones, los rifeños, robaban y saqueaban los cadáveres. Los desnudaban y se quedaban absolutamente con todo. No había más que ensañamiento. Incluso desenterraron a los cadáveres de los soldados muertos para robarles. Los rifeños abrieron a los soldados españoles en canal; les quemaron vivos; les cortaron los testículos y se los metieron en la boca y, a algunos, los cortaron en trozos. Luego, las moras les reventaban la cabeza para desfigurarlos. Por eso la mayoría de cadáveres quedaron irreconocibles. (Se pueden ver fotografías espeluznantes en Wikipedia. Se comprueba, una vez más, la inclinación de los musulmanes de ejercer una crueldad extrema con sus enemigos que no ha cesado en nuestros días).

cadaveres sin enterrar

Cadáveres sin enterrar en Monte Arruit

 La FAI nace en los días 25 y 26 julio en Valencia como fruto de una conferencia de grupos anarquistas de España, Portugal y exiliados españoles en Francia.  En esta primera conferencia se trataron: la relación con el movimiento obrero en general y con la CNT en particular, el cooperativismo, la estructura de la FAI, la dictadura, los presos, la prensa, las internacionales y la residencia del Comité Peninsular.

1929. Huelgas universitarias: se cierran las universidades de Madrid y Barcelona.

1930. El Rey acepta de dimisión de Primo de Rivera y nombra en su lugar al General Berenguer. Motín fracasado de Jaca (12 de diciembre) a cargo de los capitanes Galán y García Hernández. Fracasa su intento y son fusilados el día 14. Huelgas en Madrid y Barcelona.

1931. Dimisión de Berenguer. Elecciones municipales en abril. Sin terminar de computar los resultados se proclama la República el día 14. Abdicación del Rey; disturbios, quema de conventos, bibliotecas y centros de estudio y documentación de las órdenes religiosas, señaladamente de los Jesuitas. Uno de los centros destruidos, el de la calle de la Flor, jesuita, albergaba toda la documentación recopilada a lo largo de siglos por los sabios jesuitas sobre Sud América: Diccionarios y textos de las lenguas indígenas, especímenes vegetales y animales, artesanías, mapas, etc.

Azaña jefe de gobierno. Una vez aprobada la Constitución, D. Niceto Alcalá Zamora, presidente.

Estudios recientes demuestran que los que realmente ganaron aquellas elecciones en el conjunto de España fueron los monárquicos.

 1932. Las izquierdas anarquista CNT-FAI y comunista provocan huelgas, movilizaciones y agitaciones en el campo desde el verano de 1931 a los primeros meses de 1932. Son especialmente virulentos en Castilblanco (diciembre 1931) y Amedo (enero 1932)

Huelga en la cuenca minera del Llobregat: deportación a Guinea de anarquistas.

1933. Motines anarquistas en Casas Viejas. Azaña manda a la Guardia de Asalto Republicana con orden de actuar con dureza extrema. Se produce una matanza de campesinos anarquistas y sus familias al incendiar los Guardias las casas en que estaban atrincherados y disparar a los que intentaban salir.

Elecciones legislativas en noviembre, en las que el Partido Republicano de Lerroux y la CEDA de Gil Robles, obtienen la mayoría y forman gobierno.

La Constitución de 1931 aprobó el sufragio PASIVO de las mujeres, es decir eran elegibles, pero no electoras. Durante el gobierno CEDA-Lerroux se aprueba el sufragio femenino ACTIVO que permite votar a las mujeres, con la oposición frontal de las izquierdas. La impulsora de la modificación Clara Campoamor, tuvo que exiliarse de España tras el triunfo del Frente Popular en febrero de 1936, para salvar su vida.

1934. Golpe de Estado del PSOE contra la República. La zona de mayor seguimiento fue Asturias donde se produjo un levantamiento de los mineros. Años después de terminada la Guerra Civil, Prieto reconocerá su responsabilidad y la del partido en aquel golpe de estado en una conferencia en México.

Aprovechando la situación Companys declara la Republica Catalana, que duro 11 horas. Declaración del Estado de Guerra.

1935. El Ministro del Ejército, nombra a Franco jefe del Estado Mayor Central.

1936. Nuevas elecciones en febrero plagadas de violencia, irregularidades y fraudes, que un reciente estudio ha puesto de manifiesto.( 1936. Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular. R. Villa Garcia y M. Alvarez Tardío. Espasa).  Vencedor (¿?) el Frente Popular. Gobiernos sucesivos de Azaña, Casares Quiroga, Giral y Largo Caballero.

El asesinato del Diputado Calvo Sotelo (13 de julio), fue el detonante del levantamiento del ejército para acabar con un régimen cuyo carácter dejo de ser democrático con el golpe de estado de Asturias de 1934 y los múltiples asesinatos, las chekas donde se torturaba y asesinaba y al final, el asesinato de uno de los prohombres de la oposición, Calvo Sotelo, por miembros de la escolta del ministro Indalecio Prieto.

Sublevación militar en Melilla (18 de julio) e inicio de la guerra civil que acabará el día 1º de abril de 1939.

cadaver de calvo sotelo

Cadáver del asesinado Sr. Calvo Sotelo

[i] Abd El Krim, hijo de un cadí rifeño miembro de la belicosa tribu de los Beni Urriagel. Estudió en bachillerato español en Tetuán y Melilla. Estudió algún tiempo en la Universidad de Salamanca. Un hermano suyo, Mohammad, estudio ingeniería de minas en Málaga y Madrid.  Trabajo para la Administración española en Melilla donde también colaboró con el periódico El telegrama del Rif. En 1921 se convirtió en el líder anticolonialista en Marruecos, atacando también posesiones francesas. Murió en Egipto en 1963.

EPILOGO. –

Como ya dije al principio de estos tres artículos y se muestra con claridad a lo largo de los mismos, los españoles hemos practicado con entusiasmo en nuestra larga historia el “cainismo”; enzarzarnos en enfrentamientos cruentos o incruentos por un “quítame allá esas pajas”, con un gasto de vidas, energías y recursos que mejor hubiera sido aplicarlas a otros menesteres más provechosos.

Los diferentes criterios en temas como la organización del estado, la sociedad, cuestiones sucesorias monárquicas, problemas laborales, choques con otros países por cuestiones muchas veces abstrusas y otras justificadas y otros muchos temas, siempre han desembocado en pronunciamientos, levantamientos, huelgas salvajes, algaradas, asesinatos consumados o en grado de tentativa y guerras civiles de mayor o menor amplitud. Cinco Presidentes de Gobierno han sido asesinados en el periodo aquí estudiado, excepto el último: Prim, en 1870; Cánovas del Castillo,1897; Canalejas, 1912; Dato, 1921 y Carrero Blanco, 1973. Curiosamente, todos ellos de corte liberal o de derechas.

Hay también en nuestra historia una constante: falta de amor al país, a la nación. Cuando comparo con los británicos, franceses, alemanes, y en general todos los países,  me pregunto que nos hace tan diferentes en este aspecto. En la literatura antigua y actual, se encuentran ejemplos de críticas acerbas a todo lo español. Se critican con dureza la costumbres, los gobernantes, la economía, la religión… Cada intento de cambiar las costumbres hacia las existentes en países más avanzados, ha terminado casi siempre en motines, asesinatos, guerra y destrucción. Y ciertamente en muchos casos era necesario acometer reformas, pero casi nunca se han resuelto mediante negociaciones serenas y civilizadas.

Creo que tenemos un carácter muy difícil, muy extraño, capaz de las mayores hazañas y heroicidades y de los actos más deleznables y criminales. ¿Ha sido falta de formación, de cultura? ¿Tenemos un carácter más díscolo y violento que el resto de los países vecinos? No me considero preparado para dar una opinión fundamentada, para emitir un diagnóstico, pero he constatado a lo largo de este trabajo, que algo hay en lo más profundo de nuestro ser, que nos hace buscar el enfrentamiento, la bronca, en definitiva, la violencia, en vez de la búsqueda de soluciones negociadas. Y ello tanto por una de las partes en disputa como la otra.

Ahora que violencia está presente de forma tan alarmante en los medios, la llamada “violencia de género” o “machista”, creo que vale la pena meditar serena e imparcialmente, y considerar que la violencia está presente en nuestra sociedad actual en todos los ámbitos: en las familias, colegios, institutos, universidades, en el deporte, en los lugares de diversión, en definitiva, en la vida diaria…  ¿Cuál es la causa? ¿Hay alguna solución para ello? ¿La Historia, con mayúscula, tantos siglos de violencia, han marcado nuestros genes? ¿Tiene la culpa la permisividad de nuestras sociedades actuales?  No lo sé. Pero si me gustaría saber la causa, si alguien lo puede explicar de forma convincente.

BIBLIOGRAFÍA.

Para llevar a cabo este trabajo de recopilación de hechos históricos, he utilizado con amplitud todas las fuentes que sobre el tema hay en mi biblioteca, libros, artículos de revistas y prensa y documentación diversa. Doy a continuación algunos de los más consultados:

*Historia de la España Contemporánea. Melchor Fernández Almagro.

*Historia de España 1808-1874. Miguel Artola

*Historia de España 1874-1931. M. Martínez Cuadrado

*La España del S. XIX. Tuñón de Lara

*El Laberinto Español. Gerald Brenan

*La primera República. J.L Fernández Rúa.

*El caos de la segunda República. A. Guillamón

*El derrumbe de la República. La guerra Civil. Pio Moa

También he consultado muchos libros de Memorias y Biografías de los personajes más relevantes del periodo y monografías de periodos y acontecimientos históricos concretos que no enumero por ser muy extensa la relación.

Como siempre, para las fotografías y comprobación de fechas y detalles menores, pero importantes, he recurrido a WIKIPEDIA, fuente inagotable de información.

 

EFEMÉRIDES ESPAÑOLAS. (2)

DE LAS GUERRAS CARLISTAS A ALFONSO XIII

borbon_carlos_maria

D. Carlos María Isidro de Borbón

1833. Levantamiento Carlista (21 de octubre). Guerra civil que se desarrolló en España entre 1833 y 1840 entre los carlistas, partidarios del infante Carlos María Isidro de Borbón y de un régimen absolutista, y los isabelinos o cristinos, defensores de Isabel II y de la regente María Cristina de Borbón, cuyo gobierno acabó convirtiéndose en liberal. Se desarrolló en las provincias vascongadas, Cataluña y el Maestrazgo. Se caracterizó por una extrema dureza, partidas de insurgentes que atacaban a la población civil y ciudades desguarnecidas.

Las guerras carlistas fueron muy importantes en la historia reciente de España y me sorprende que en la actualidad no se mencionen. Supongo que por aquello de “lo políticamente correcto” y porque los levantiscos fueron “los mismos de siempre”. No me voy a extender, porque quiero dedicar un capitulo amplio a aquellos hechos.

1834. Supresión de la Inquisición con el gobierno liberal moderado de Martínez de la Rosa.

1835. Muere Zumalacárregui, caudillo carlista, en el asedio de Bilbao (24 de junio). Victoria de los liberales en la batalla de Mendigorría (15 de julio).

Quema de la fábrica Bonaplata en Barcelona. Primera fábrica textil semi automática que funcionó movida por vapor y maquinaria  de acero en España. A finales de julio de 1835, en el contexto de la Primera Guerra Carlista y de reivindicaciones obreras, hubo una serie de motines contra el clero. Se quemaron conventos de religiosos que eran vistos como partidarios de los carlistas. La revuelta llegó a Barcelona y el 25 de Julio, día de San Jaime, se incendió el convento de San José (solar del actual mercado de la Boquería) y también los de otras órdenes religiosas. El 5 de agosto el general Balsa que intentaba frenar los disturbios murió y esa misma noche del 5 al 6 de agosto la fábrica fue asaltada e incendiada.

Supresión de la Compañía de Jesús (una de las muchas a lo largo de su historia), el 4 de julio, y disolución de las órdenes religiosas.

1836. Decretos de Desamortización de Mendizábal (19 de febrero y 8 de marzo).

Expedición militar carlista, desde junio a diciembre, del Gral. Gómez por Asturias, Galicia, Castilla la Vieja y Andalucía. En principio su objeto era crear frentes en las dos zonas citadas en primer lugar, para aliviar la presión sobre Navarra y Vascongadas. Su fracaso en Galicia le llevó a realizar el periplo que se cita.

Pronunciamiento de los Sargentos de la Granja de San Ildefonso.  Sublevación que tuvo lugar en España en mayo de 1836 durante la Regencia de María Cristina de Borbón. Un grupo de sargentos de la guarnición y de la guardia real del palacio donde se encontraba la regente con su hija Isabel de cinco años de edad, obligaron a María Cristina de Borbón a que volviera a poner en vigor la Constitución de 1812 y a que nombrara un gobierno liberal progresista presidido por José María Calatrava con Juan Álvarez Mendizábal de nuevo en la cartera de Hacienda.

En la guerra Carlista, victoria del Gral. Espartero en Luchana y levantamiento del segundo sitio de Bilbao. (24 de diciembre)

1837. Promulgación de la Constitución Progresista (18 de junio). Pronunciamiento moderado en Pozuelo y Aravaca. (12 de agosto).

En junio Carlos María Isidro, organizó la llamada Expedición Real, en la que al frente de gran parte de sus batallones vascos, castellanos y navarros marchó por Cataluña y el Maestrazgo hasta las puertas de Madrid. No se cumplieron sus expectativas y en la retirada se vio acosado por el Gral. Espartero hasta Vizcaya. Ante la frustración producida por su fallido intento, así como por la desastrosa retirada, tomó drásticas medidas sobre los mandos de su ejército y de su administración: oficiales y civiles que le habían servido desde la época de Zumalacárregui fueron desposeídos del mando, encarcelados, enjuiciados e incluso asesinados.

1838. El carlista Gral. Cabrera toma Morella (26 de enero). Don Carlos María nombra a Maroto, Generalísimo de las tropas carlistas.

El Gral. Narváez encarcela a los dirigentes de los realistas manchegos que actuaban como partidas carlistas en Castilla La Nueva. (11 de octubre).

Convenio de Vergara entre Espartero y Maroto que debía poner  fin a la 1ª guerra carlista, pero que no fue aceptado por todos los fieles a D. Carlos María Isidro (31 de agosto).

1840. Con la expulsión del Gral. Cabrera que resistía en el Maestrazgo, concluye definitivamente la primera guerra Carlista.

Abdicación y destierro de la reina María Cristina y Regencia del Gral. Espartero (diciembre)

1841. Levantamiento de O’Donell en Pamplona a favor de Dña. María Cristina (27 de septiembre).

El General Diego de León que destacó por su valor en la Primera Guerra Carlista, se unió al alzamiento moderado de O’Donell contra Baldomero Espartero. Asaltó el Palacio Real para secuestrar a la reina Isabel II pero fracasó. Fue fusilado  el día 15 de octubre de 1841 en la puerta de Toledo, vistiendo su uniforme de gala. Solicitó permiso al oficial que mandaba el piquete de ejecución para poder dar él mismo las órdenes reglamentarias. Antes de dar la orden de abrir fuego, les dijo a los soldados: “Que la mano no os tiemble. ¡Amigos! ¡Atención a la voz de mando! No tembléis, al corazón”

FUSILAMIENTO DIEGO DE LEON

Fusilamiento del Gral. Diego de León

1842. El mes de noviembre se produce una insurrección en Barcelona que obliga al ejército a refugiarse en el castillo de Montjuich y en la fortaleza de la Ciudadela. Por la gravedad de la situación el general Baldomero Espartero ordena bombardear Barcelona desde Montjuich (3 de diciembre). El bombardeo indiscriminado de la ciudad se realizó bajo el mando del capitán general Juan Van Halen. El balance final arrojó 1014 proyectiles lanzados, 462 edificios destruidos o dañados y entre 20 y 30 muertos.

Tras los hechos, se atribuye al Gral. Espartero la frase: “Hay que bombardear Barcelona cada 50 años para mantener Cataluña a raya.” Un tratamiento muy radical de un problema que ha llegado hasta nuestros días.

1843. Rebeliones contra el gobierno de Espartero en Málaga. Sevilla, Galicia, Barcelona, Valencia y Madrid. Pronunciamiento de Narváez, O’Donell, Olózaga y Serrano en Torrejón de Ardoz (22 de julio).

Isabel II es proclamada mayor de edad al cumplir los 14 años.

ISABEL II

ISABEL II

1844. Narváez jefe de gobierno; inicia la llamada década moderada.

En aquel tiempo, no existía en España ningún cuerpo de seguridad de ámbito nacional, disciplinado y profesional, lo que ocasionaba grandes problemas de seguridad. El 13 de mayo de 1844 se crea la Guardia Civil por Francisco Javier Girón y Ezpeleta, II duque de Ahumada. Se le da naturaleza militar, dependiendo en la actualidad, del Ministerio del Interior y del de Defensa. De forma simultánea, de disuelve la milicia nacional.

1845. Carlos María Isidro abdica en su hijo Carlos Luis.

Nueva Constitución liberal moderada. La Constitución de 1845 fue la norma suprema durante el reinado efectivo de Isabel II, que sustituyó a la Constitución de 1837, en vigor durante su minoría de edad. En su texto ya no aparece, la formula revolucionaria de la soberanía de la nación, sino que se revierte a la fórmula de la soberanía compartida por las Cortes y el Rey. Estuvo vigente hasta la proclamación de la de 1869.

1846. Se inicia la 2ª Guerra carlista (Dels matiners). Tuvo lugar fundamentalmente en Cataluña donde habían persistido bandas carlistas que no se habían rendido tras el fin de la Primera Guerra, aunque actuaban más como bandoleros (trabucaires) que como guerrilleros. Los carlistas llegaron a sumar unos 10.000 hombres, agrupados en bandas guerrilleras comandadas por un líder. Estos guerrilleros eran llamados “matiners” (madrugadores), ya que atacaban antes del salir del Sol. El principal militar faccioso fue de nuevo Ramón Cabrera, que no tuvo apenas éxito en esta fase.

Se apuntan varios motivos para este conflicto; por un lado, el fracaso de los intentos de casar a Isabel II con el pretendiente carlista, Carlos Luis de Borbón, que había sido intentado por distintos sectores moderados de Isabel y del carlismo. Por otro, algunas reformas impopulares de los gobiernos moderados de Ramón María Narváez como las quintas (servicio militar obligatorio), el impuesto de consumos y la introducción de un sistema de propiedad liberal que entraba en contradicción con los usos comunales de la tierra.

Matrimonio de Isabel II con Francisco de Asís y Borbón. Su hermana Luisa Fernanda se casa con el duque de Montpensier, hijo del rey de Francia Luis Felipe.

1848. Insurrección progresista contra Narváez que es derrotada por éste que se erige en dictador.

1849. Fin de la 2ª guerra Carlista con la detención del Conde de Montemolín, aunque subsisten focos de insurrección.

1850. El teatro Real de Madrid fue fundado en el año 1818, e inaugurado en 1850. Se mantuvo de forma ininterrumpida como teatro de ópera hasta 1925, cuando tuvo que cerrar a causa de problemas estructurales en el edificio. Volvió a abrir sus puertas en 1966, como sala de conciertos sinfónicos. Entre 1988 y 1997 sufrió una importante remodelación que lo volvió a convertir en coliseo operístico.

1851. Se inician las obras del Canal de Isabel II. Se inaugura el ferrocarril Madrid-Aranjuez. Es el primer tramo del proyecto de ferrocarril radial hasta Alicante.

1852. Intento de regicidio del Cura Martín Merino. Este sacerdote nacido en Arnedo y apodado el cura Merino intentó asesinar a la reina Isabel II, pero su puñalada sólo pudo herirla. Fue apresado y ejecutado. (2 de febrero)

1854. O’Donell dirige un pronunciamiento militar en Vicálvaro. (28 de junio). Cánovas del Castillo redacta el Manifiesto de Manzanares (Ciudad Real) que firma el Gral. O’Donell. En él se exigían reformas políticas y unas Cortes Constituyentes para hacer posible una auténtica «regeneración liberal». Este manifiesto dio paso al llamado Bienio progresista, tiempo durante el cual los liberales estuvieron a la cabeza del gobierno español.

Revuelta social en Barcelona contra las “selfactinas”, telares automáticos de origen inglés. Su progresiva implantación llevó a una disminución de la mano de obra textil, tan importante en la zona.

1855. Epidemia de cólera en España.

1857. El marqués de Salamanca y la familia Rothschild, crean la compañía de ferrocarriles Madrid-Zaragoza-Alicante (MZA). Tras Aranjuez se prolongó a Albacete. Su llegada a Alicante se produce en 1858, siendo la primera línea radial del país. Su puesta en servicio uniendo Madrid con el Mediterráneo, da a la ciudad una gran importancia estratégica y comercial que repercute de forma muy favorable en su economía y crecimiento. Crea unos vínculos con Madrid que todavía persisten en la actualidad, de ahí la denominación popular de Alicante como “La playa de Madrid”.

estacion ALICANTE

ESTACIÓN DE MZA EN ALICANTE

1859. Declaración de guerra al sultanato de Marruecos (22 de octubre). Se inician las operaciones con el desembarco de las tropas españolas en diciembre.

1860. Victoria de los Castillejos el 1 de enero, bajo el mando del Gral. Prim. Toma de Tetuán (6 de febrero). Paz de Wad-Ras (26 de abril) que consolida la posesión de Tetuán. Fin de la guerra con Marruecos.

Nuevo golpe Carlista en San Carlos de la Rápita que fracasa.

1861. Sublevación campesina en Loja (28 de junio).

El gobierno mejicano de Benito Juárez suspende pagos exteriores. Se forma una coalición entre España, Francia y Gran Bretaña para exigir el pago de las deudas.

Santo Domingo renuncia a su independencia y se une de nuevo a la corona española.

1862. Expedición militar a México por el impago de la deuda. Las tropas de la alianza llegaron a Veracruz y negociaron con el gobierno de México. Los dirigentes de las misiones británica y española tras recibir explicaciones del presidente Juárez, decidieron volver, pero los franceses anunciaron que ocuparían México.

Tras la derrota de las tropas mexicanas, Napoleón III nombró Emperador a Maximiliano de Habsburgo-Lorena, Archiduque de la dinasta austriaca. Desarrolló una política liberal que afectó los intereses de grupos conservadores. Las fuerzas nacionalistas provocaron una guerra civil y en la batalla que tuvo por escenario Querétaro, derrotan al ejército Real comandado por el propio Maximiliano y los generales  Miguel Miramón y Tomás Mejía. El emperador y sus generales fueron aprehendidos y condenados a muerte, sentencia que se ejecutó en el Cerro de las Campanas el 19 de junio de 1867. Sus restos fueron enviados a Austria y enterrados allí. El enigmático y escueto comunicado de Juárez decía que “El Archiduque Fernando Maximiliano José de Austria había sido hecho justo por las armas”.

Un investigador, Rolando Deneke[i], que ha seguido la pista durante más de 15 años, mantiene que no murió. Sostiene que por pertenecer a la masonería tanto Maximiliano como Juárez y los dirigentes salvadoreños Gregorio Arbizu, canciller del Gobierno y el presidente Francisco Dueñas, le dieron acogida en el país con el nombre de Justo Armas. Desde su llegada y hasta su muerte Armas fue asesor de todos los presidentes de El Salvador y se encargó del protocolo de la cancillería y también de dirigir los servicios de los banquetes diplomáticos.[ii] Una curiosidad: aunque iba siempre impecablemente vestido, siempre en cualquier circunstancia, iba completamente descalzo. Según contó a algunas personas, era por una promesa que había hecho a la Virgen María en una circunstancia en la que pensó que iba a morir.

1865. El día 10 de abril rebelión estudiantil en la llamada Noche de San Daniel o del Matadero. La causa fue el apoyo de los estudiantes al Rector de la Universidad Central, D. Juan Manuel Montalbán cesado por el gobierno Narváez por defender la libertad de cátedra de D. Emilio Castelar. Unidades de la Guardia Civil, de Infantería y de Caballería del Ejército español reprimieron de forma sangrienta la manifestación.

1866. Sublevación de los sargentos del cuartel de San Gil, en Madrid, planeada por Prim.

1868. Pronunciamiento en Cádiz de Prim, Serrano y el almirante Topete contra Isabel II. El día 28 de septiembre derrotan a las tropas leales a Isabel comandadas por el general Manuel Pavía y Lacy en la batalla de Alcolea. El día 30 Isabel II abandonaba España desde San Sebastián.

Se inicia la guerra de independencia de Cuba.

1869. Manifestación a favor de los aranceles proteccionistas en Barcelona.

El Gral. Serrano Regente y el general Prim jefe de gobierno. Este último dedica sus esfuerzos a buscar un nuevo rey para España entre las familias reales de Europa.

1870. A propuesta de Prim, las Cortes eligen rey a D. Amadeo de Saboya el 26 de noviembre.

El 30 de diciembre muere el Gral. Prim tras atentado del día 27 en la calle del Turco al abandonar las Cortes. El siguiente día debía desplazarse a Cartagena para recibir a D. Amadeo de Saboya

De acuerdo con una reciente investigación muy exhaustiva, parece ser que el inductor y financiador fue el duque de Montpensier,  cuñado de Isabel II, con la anuencia del Gral. Serrano y otros   generales y políticos republicanos.[iii]

Comienza la Regencia del Gral. Serrano.

AMADEO DE SABOYA

D. AMADEO DE SABOYA

1872. Con la batalla de Oroquieta comienza la 3ª Guerra carlista que duró hasta 1876.

1873. Abdica y abandona España D. Amadeo de Saboya. Sufrió un atentado idéntico al de Prim: un grupo de hombres armados con trabucos tendió una emboscada en la calle del Arenal al coche descubierto en el que iba con su esposa. Se irguió valientemente para proteger a su esposa frente a los terroristas, que fallaron los tiros.

El 11 de febrero de 1873 abdica –lo que era formalmente anticonstitucional– y la Asamblea Nacional proclama la I República, mientras el país se precipitaba en la Tercera Guerra Carlista.

Tras la proclamación de la 1ª Republica ocupan su presidencia: Figueras (11/02-11/06); Pí y Margall (11/06-18/07); Salmerón (18/07-7/09) y Castelar (7/09-3/01/1874).

Durante ella se produce el Cantonalismo, guerras civiles entre regiones y municipios en toda la península con tantos episodios trágicos como ridículos, que costaron multitud de víctimas civiles y militares.

Dedicaré una entrada para contar los desastres de la Federal, ahora que tanto hablan políticos ignaros de transformar España en  un estado federal.

1874. Ante la inoperancia y desastre de la “Federal” el Gral. Pavía[i] envía sus tropas al parlamento y lo disuelve. Se instaura una Republica Dictatorial, presidida por el general Serrano. Se acaba con el cantonalismo (último reducto Cartagena). Se obliga a los carlistas a abandonar el sitio de Bilbao. D. Antonio Cánovas del Castillo y el general Martínez Campos consiguen la Restauración Monárquica en la persona de D. Alfonso XII de Borbón.

1875. Alfonso XII entra triunfante en Madrid. Martínez Campos termina con la guerra carlista en Cataluña.

1876. Finaliza la 3ª guerra Carlista. D. Carlos abandona España. Se promulga una nueva Constitución bajo el gobierno de Cánovas. Se suprimen los Fueros Vascos.

1878. Matrimonio de Alfonso XII y María de las Mercedes de Orleans, que fallece a los pocos meses.

La Paz de Zanjón concede autonomía a Cuba.

Atentado anarquista contra el Rey el 25 de octubre por el anarquista catalán Juan Oliva Moncasi, sin consecuencias.

1879. Nuevo Matrimonio de Alfonso XII con María Cristina de Habsburgo-Lorena.

Atentado anarquista contra los Reyes el último día del año por el anarquista gallego Francisco Otero González que les disparó casi a quemarropa sin llegar a herirlos.

1882. Empieza sus actividades el grupo terrorista anarquista la “Mano Negra” en Andalucía. En principio la protesta es contra los modernos medios de cultivo que reducen la mano de obra. Hubo invasiones e incendios de fincas y edificios. Motines de protesta por la falta de trabajo y por la subida de los precios. Los  sublevados exigían a los ayuntamientos que les diera empleo en las obras públicas. Uno de los motines urbanos más graves se produjo el 3 de noviembre de 1882 en Jerez de la Frontera donde tuvieron que intervenir la Guardia Civil y el Ejército, produciéndose unas sesenta detenciones.

1883. La Mano Negra, prodiga sus actuaciones terroristas con atentados en toda Andalucía. Sublevaciones Republicanas en Badajoz y Seo de Urgel.

1884. Motines universitarios en Madrid, Santiago y otras universidades.

1885. En enero se reunieron grupos catalanistas, como el Centre Català, la Academia de la Llengua Catalana y la Associació Excursionista de Catalunya, junto con representantes de la patronal Fomento del Trabajo Nacional y del Ayuntamiento de Barcelona para tratar dos cuestiones que preocupaban a las clases dirigentes de Cataluña: la firma de un tratado comercial con Gran Bretaña que abría el mercado español a los productos textiles ingleses; y el debate en las Cortes Nacionales del nuevo Código civil que podría dejar fuera el derecho civil catalán. Ya había provocado la protesta del diputado conservador Manuel Duran y Bas, respaldada por unos 4.000 propietarios catalanes. En la reunión se acordó redactar un memorial dirigido al rey Alfonso XII: el Memorial de Agravios.

Epidemia de cólera en Madrid. Muerte de D. Alfonso XII el 25 de noviembre. La regencia pasa a su viuda María Cristina de Habsburgo-Lorena.

1886. Nace Alfonso XIII. Manifiesto de D. Carlos en el que expone su derecho al trono de España. Pronunciamiento Republicano del Gral. Villacampa.

1891. Nuevas agitaciones anarquistas en el campo andaluz.

1892. Revueltas campesinas anarquistas muy violentas en el campo jerezano.

1893. Fracasa el proyecto sobre la autonomía cubana. San Sebastián reivindica sus fueros.

Atentado contra el Gral. Martínez Campos, Capitán General de Cataluña, el 24 de septiembre. El autor, el anarquista Paulino Pallás, fue detenido en el acto, siendo condenado a muerte y ejecutado dos semanas más tarde. Durante el juicio alegó que quería vengar la ejecución de cuatro anarquistas en Jerez de la Frontera el año anterior

Incidentes militares en Marruecos: se inicia la Primera Guerra del Rif;  la lucha no fue contra el sultanato de Marruecos, como había sucedido en 1859, sino contra las tribus o Kabilas que rodeaban Melilla. Se movilizaron, unos 6.000 guerreros kabileños que descendieron de las montañas para rodear y sitiar la ciudad de Melilla.

Revueltas sociales en Barcelona y atentado del Liceo. En un momento de gran inestabilidad social, el Liceo se había convertido en el escaparate social de una burguesía emergente. Mientras, los anarquistas encabezaban el movimiento de revuelta social que  veía en el Liceo uno de los símbolos de la oligarquía dominante. El 7 de noviembre se lanzaron dos artefactos explosivos sobre el patio de butacas que ocasionaron 20 muertos y 27 heridos. El autor Santiago Salvador Franch huyo a su pueblo de Teruel siendo detenido en Zaragoza.

1894. El Tratado de Marrakech pone fin a la guerra con el Sultanato de Marruecos el 5 de marzo.

Muerte a garrote vil el 21 de noviembre del  anarquista Salvador Franch, autor del atentado en el Liceo.

1895. José Martí inicia la insurrección de Cuba (24 de febrero). El Gral. Martínez Campos es enviado a la Isla para controlar la insurrección. En España se produce una gran inflación y crisis económica.

1896. Se inicia en Filipinas la guerra contra la dominación española (21 de agosto). Fusilamiento del líder filipino José Rizal (30 de diciembre).

1897. D. Antonio Cánovas es asesinado el 8 de agosto, en el balneario de santa Águeda, en el municipio guipuzcoano de Mondragón, por el anarquista italiano Michele Angiolillo quien se hacía pasar por corresponsal del periódico italiano Il Popolo.

NOTAS:

[i] Se ha extendido popularmente que el Gral. Pavía entró a caballo en el Parlamento y es radicalmente falso. Mandó a sus tropas entrar, y apenas iniciado el movimiento, se produjo una autentica desbandada de parlamentarios.

[i] https://es.wikipedia.org/wiki/Justo_Armas

[ii]http://www.abc.es/hemeroteca/historico-04-03-2001/abc/Cultura/el-archiduque-maximiliano-no-fue-fusilado-murio-en-el-salvador-con-104-a%C3%B1os-y-el-nombre-de-justo-armas_16102.html

[iii] “Matar a Prim”. F. Pérez Abellán. Ed. Planeta.

 

 

EFEMÉRIDES ESPAÑOLAS DE 1790 A 1936

INTRODUCCIÓN

Hace ya mucho tiempo que mis lecturas se han ido centrando cada vez más en la historia, y muy en especial, en la historia reciente de España, entendiendo por reciente, el periodo que va del final del S. XVIII a nuestros días. A través de esas lecturas he comprobado la fascinación que nuestro pueblo ha sentido por la inestabilidad política y la violencia. La reflexión sobre esa fascinación me ha llevado a tratar de recopilar un calendario de efemérides históricas que confirmaran o desmintieran  mis percepciones y, al tiempo, a reflexionar sobre la realidad histórica de España. Ha incidido también en mi decisión la situación sociopolítica que estamos viviendo y que,  como se podrá comprobar a lo largo de esta recopilación, tiene sus raíces en ese periodo.

La búsqueda de acontecimientos, la selección de los más representativos para dar coherencia a mi propósito y el difícil trabajo  de extractarlos ha sido largo y laborioso. Pero también muy gratificante y enriquecedor. A lo largo del trabajo me ha venido  muy a menudo a la mente la famosa sentencia atribuida al Canciller Von Bismarck: “Estoy firmemente convencido de que España es el país más fuerte del mundo. Lleva siglos queriendo destruirse a sí misma y todavía no lo ha conseguido”. Como muchas otras frases famosas, no se si es cierta o apócrifa pero, si alguien tiene la paciencia de leer esta recopilación de efemérides, con seguridad estará de acuerdo con lo enunciado por el ilustre prusiano o con quienquiera que  fuera su autor.

Entre 1775 y 1783, se produce la Guerra de Independencia Norteamericana. De este proceso surgiría una nueva nación, los Estados Unidos de América. Su estructura tuvo su reflejo jurídicamente en textos de gran trascendencia, como la Declaración de Independencia de 4 de julio de 1776 y, sobre todo, la Constitución de 17 de septiembre de 1787. De allí el vendaval revolucionario pasó en primer lugar a Francia. He iniciado este recorrido en el año 1790, por ser el año siguiente al inicio de la Revolución Francesa. Su influencia sobre España e Hispanoamérica, dentro de lo que se ha denominado el “ciclo atlántico” de las revoluciones burguesas de corte liberal, fue enorme y luego en diversa medida, sobre el resto de las naciones de Europa.

Al abarcar un periodo tan amplio de tiempo, aunque he tratado de reseñar los acontecimientos de forma resumida pero inteligible, no he podido evitar que el resultado sea muy extenso. Algunos acontecimientos por su importancia y complejidad han requerido mayor extensión. Voy por tanto a publicarlo, como ya he hecho con otros trabajos, en varios capítulos que faciliten su lectura y no agoten al lector. En esta época en que triunfan los Twitter (esos escritos de 140 caracteres y llenos de símbolos extraños en color azul), cada vez hay menos lectores de textos extensos, que sin embargo, suelen ser los más interesantes y formativos. He leído que al parecer un benemérito ciudadano, cuyo nombre no recuerdo, ha transcrito “El Quijote” a varios miles de twitter. La hercúlea hazaña, inmensa sin duda,  me sorprende aunque  me confieso incapaz “a priori” de embarcarme en semejante lectura.

No me resisto a publicar aquí una frase de H. Kissinger que me llevó a profundizar cada vez más en la historia de mi país, España.

“El estudio de la Historia no nos ofrece un manual de instrucciones que pueda aplicarse automáticamente; la historia enseña por analogía, dándonos luz sobre las probables consecuencias que se derivan de situaciones comparables. Sin embargo, cada generación deberá examinar por sí misma las circunstancias que, de hecho, son equiparables”

1ª PARTE: TIEMPOS DE REVOLUCIONES

1790. Ruptura con Francia del tercer Pacto de Familia. Son alianzas de España con Francia, monarquías de la misma familia Borbón, contra Inglaterra. Dos de ellas en la época de Felipe V y otra en la de Carlos III. El año anterior, el 14 de julio de 1789, se produce la toma de la Bastilla que marca el inicio de la Revolución francesa y el fin de la monarquía de los Borbones en Francia.

1793. El 21 de enero es ejecutado Luis XVI y el 16 de octubre María Antonieta. España se une a la coalición contra la República Francesa el 7 de marzo.

1794. El 4 de agosto tropas francesas ocupan Figueras y S. Sebastián. La batalla del Roure (o de Figueras) es parte de las guerras de la Primera Coalición contra la Francia revolucionaria, en suelo español. Aconteció entre los días 17 y 20 de noviembre entre los pueblos de Darnius, San Lorenzo de la Muga y Puente de Molins, en el Alto Ampurdán. Enfrentó al ejército revolucionario francés, comandado por el general Jacques Dugommier, con el ejército español, comandado por el general Luis Fermín de Carvajal, conde de La Unión; ambos generales murieron en los combates.

El objetivo era la Real fundición de San Sebastián, en San Lorenzo de la Muga  destinada a la fabricación de munición de artillería.

1795. La República Francesa declaró la guerra a España el 7 de marzo y el último día de dicho mes, en menos de doce horas, una brigada se apoderó del valle de Arán. El capitán general de Cataluña, Antonio Ricardos, al mando del ejército que se había preparado para invadir el Rosellón, dirigió el contraataque.  El ejército de Ricardos invadió el Rosellón el 17 de abril y el 18 de mayo de 1793 derrotó al ejército francés dirigido por el general Dagobert, tomando todas las fortificaciones de la frontera  y las localidades del valle del Tech.

El general Ricardos, falto de suministros, tuvo que retirarse, con cerca de 20.000 hombres y 106 piezas de artillería y aún venció de nuevo a las tropas republicanas en Asprés, conquistando las localidades de Port Vendres, Santelme y Collioure, dominando así toda la costa rosellonesa.

La falta de medios y una leva masiva en Francia cambió el curso de la guerra. Las tropas francesas, al mando del general Dugommier,  expulsaron a los españoles del Rosellón y, penetraron en Cataluña, las Vascongadas y Navarra, llegando a ocupar Miranda de Ebro.

Viendo que Francia era más fuerte de lo que parecía, Godoy firmó por separado con Francia la Paz de Basilea (1795). A cambio de terminar la guerra, se reconocía a la República Francesa, se cedía a Francia la parte española de la isla de La Española (Santo Domingo) y se normalizaban las relaciones comerciales. A raíz de este tratado Godoy obtuvo el título de Príncipe de la Paz.

1797.  Los ingleses derrotan la flota española en Cabo S. Vicente el 4 de abril. El 22 de julio es rechazado un ataque de la flota inglesa a Sta. Cruz de Tenerife. Pérdida de la Isla de Trinidad.

1798. El 10 de noviembre los británicos ocupan de nuevo Menorca.

1799. Es descubierta y derrotada en el Virreinato de Nueva España (México) la conspiración independentista de los machetes liderada por criollos de origen humilde. El nombre hace referencia a lo modesto del armamento utilizado por los rebeldes: apenas cincuenta machetes y dos pistolas.

1800. El 1 de enero por el Tratado de S. Ildefonso, España cede a Francia la Luisiana Occidental y al duque de Parma el reino de Etruria (Toscana, Lacio y Umbría actuales).

 1801. El 13 de febrero se firma un Convenio por el que la flota española presta apoyo a Napoleón. El 20 de mayo se inicia la Guerra de las Naranjas con Portugal. Finaliza el 6 de junio con el tratado de Badajoz, por el que Olivenza pasa a soberanía española.

1803. En mayo de 1803 estalló una nueva guerra entre Francia y Gran Bretaña. Godoy intentó mantener neutral a la Monarquía española. Cuando esta iniciativa fracasó se comprometió a pagar seis millones de libras mensuales para colaborar con el esfuerzo bélico francés y a permitir la entrada en los puertos españoles de los buques de la armada francesa. Napoleón lo que necesitaba era la Armada española para su proyecto de invasión de Gran Bretaña.

1804. Cuando los pagos se retrasaron Godoy no tuvo más remedio que volver a la alianza con Francia en diciembre.

1805. En julio tuvo lugar la primera batalla entre las flotas franco-española y británica conocida como batalla del Cabo Finisterre. Pero fue el 20 de octubre de 1805, cuando se produjo el enfrentamiento decisivo. La flota británica, al mando del almirante Nelson, se enfrentó con la flota franco-española, a la altura del cabo de Trafalgar, frente a Cádiz y la derrotó completamente, a pesar de la ligera superioridad naval aliada. Sólo 9 de los 33 barcos aliados regresaron, maltrechos, a Cádiz. Murieron 4.500 marineros franceses y españoles. En la batalla también murió el propio Nelson junto a los capitanes españoles Cosme Damián Churruca, Federico Gravina y Dionisio Alcalá Galiano. Es, prácticamente, la pérdida del poder naval español.

1806. Victoria española en Buenos Aires frente a los ingleses que habían ocupado la ciudad durante algunos meses. (12 de agosto).

1807. Proceso del Escorial por el complot de agosto. Plan ideado por los hombres de confianza del entonces príncipe de Asturias, Fernando (VII), para derrocar a su padre, el rey Carlos IV. (Del 10 al 25 de agosto).

Adhesión al bloqueo contra el Reino Unido (19 de febrero). Por el tratado de Fontainebleau, 27 de octubre, Francia  y España acuerdan repartirse Portugal y su imperio.

1808. Motín de Aranjuez contra Godoy (17 de marzo). El 2 de mayo Madrid se subleva contra la ocupación francesa. Comienza la Guerra de Independencia: el general Murat en Madrid. Constitución de Bayona impuesta por Francia el 27 de junio: José I Bonaparte se convierte en rey de España; Victoria española en Bailen y derrota en el Ebro y en Madrid.

images

1809. El mariscal Soult vence a Moore en la Coruña el 19 de enero; Palafox capitula en Zaragoza el 21. Sitio de Gerona defendida por Álvarez de Castro (del 5 al 12 de enero). Victoria de Wellington en Talavera de la Reina (28 de julio). Victoria francesa en Ocaña el 19 de noviembre.

1810. Los franceses toman Ciudad Rodrigo el 10 de julio y el Rey José ocupa Sevilla.

1811. El general Massena es derrotado en Fuentes de Oñoro, Salamanca, (5 de mayo) y Soult vencido en Albuera, Badajoz, (16 de mayo).

1812. El 19 de marzo se aprueba la Constitución de Cádiz. Derrotas francesas en Ciudad Rodrigo (19 de enero), Badajoz (6 de junio) y Salamanca (22 de julio). Batalla de los Arapiles, Salamanca, el mismo día 22: Los franceses levantan el cerco de Cádiz. José I Bonaparte abandona Madrid, aunque regresa posteriormente.

1813. El Rey José, abandona Madrid definitivamente. Batalla de Vitoria (21 de junio); Wellington cruza la frontera derrota a Soult (10 de noviembre) y sitia Bayona el mes de diciembre. Fin de la guerra de Independencia por el tratado de Valençay el 11 de diciembre. Fin de la Guerra de Independencia.

1814. Fernando VII vuelve a Madrid el 24 de marzo. Manifiesto de los Persas: documento suscrito el 12 de abril de 1814 en Madrid por 69 diputados, por el que se solicitaba a Fernando VII el retorno al Antiguo Régimen y la abolición de la legislación de las Cortes de Cádiz. El documento ratificado por Fernando VII, pone fin al régimen constitucional de 1812 y restaura el absolutismo y la Inquisición.

Espoz y Mina intenta un pronunciamiento constitucionalista en Puente la Reina. Expatriación de los afrancesados.

1815. Golpe de Espoz y Mina en Pamplona el 28 de junio para el restablecimiento del régimen constitucional. Encarcelamiento y exilio de liberales: Argüelles, Calatrava y Martínez de la Rosa

1817. Conspiración fracasada del general Lacy y los hermanos Milans del Bosch. El general Lacy es fusilado en el Castillo de Bellver, Mallorca, el 5 de julio.

1819. Conspiraciones de Logias masónicas en Valencia y Cádiz. Embarque de tropas expedicionarias hacia América por las revueltas en las provincias americanas.

Se descubre una conspiración en El Palmar, Puerto de Santa María,  contra Fernando VII y el Conde de la Bisbal, jefe de las tropas expedicionarias de ultramar. (7 de julio).

El día 7 de agosto de 1819, tuvo lugar La batalla de Boyacá en el contexto de la guerra de Independencia de Nueva Granada, actuales  Colombia y Venezuela. La batalla se salda con la rendición en masa de la división realista, y fue la culminación de 77 días de campaña iniciada desde Venezuela por Simón Bolívar.

1820. Pronunciamiento liberal del coronel Rafael de Riego en Cabezas de San Juan el 1 de enero.

1821. Matías Vinuesa López de Alfaro, conocido vulgarmente como el Cura de Tamajón, ideó una conspiración, que llamó “Plan para conseguir nuestra libertad”, concebido sobre la base de que el Rey y su hermano Carlos María Isidro encerrasen a los ministros, al Consejo de Estado y las demás autoridades para retornar al absolutismo. Fue detenido y encarcelado, pero las masas, considerando que su condena había sido muy leve asaltaron la cárcel de la Corona de Madrid y lo asesinaron.

1822. Pronunciamiento absolutista en Valencia el 30 de mayo del general Francisco Javier de Elío. Ferviente seguidor de la causa absolutista, fue uno de los principales responsables en la represión de Fernando VII en España siendo capitán general de Valencia. Tras el triunfo de la Revolución de 1820 fue encarcelado y en 1822 fue condenado a muerte que se llevó a cabo en el garrote vil.

Se crea la Milicia Nacional en Madrid.

1823. Motín de Madrid (19 de febrero). Intervención armada de los “Cien mil hijos de S. Luis” al mando del Duque de Angulema -primo de Fernando VII- en abril. Angulema dicta la ordenanza de Andújar -8 de agosto- formado por cuatro decretos tendentes a impedir la dura política represiva de las autoridades españolas.

El 23 de mayo el gobierno liberal se trasladó de Madrid a Sevilla y posteriormente a Cádiz, llevando consigo al rey Fernando VII en calidad de rehén. Las fuerzas francesas llegarían hasta Cádiz en busca del rey y, con objeto de capturar la ciudad, asediaron la isla donde estaba el fuerte del Trocadero que controlaba el acceso. El 31 de agosto de 1823 los franceses lanzarían un ataque sorpresa desde la costa aprovechando la marea baja y tomaron el fuerte. Cádiz fue bombardeada continuamente durante tres semanas hasta que la forzaron a capitular el 23 de septiembre de 1823. Fernando VII fue liberado y restaurado en el trono. El rey abolió nuevamente la Constitución de 1812, dando paso a una década absolutista llamada “la década ominosa” por la mayor parte de los historiadores.

El día 7 de noviembre fueron ejecutados el general Riego y sus compañeros. Renunciando a su compromiso de amnistía con los revolucionarios, el rey ordenó represalias despiadadas. En los siguientes años se ejecutaron más de 30.000 personas.

1824. Batalla de Ayacucho (Perú). Fin de la dominación española en América continental. Esta batalla fue el último gran enfrentamiento, dentro de las campañas terrestres, de las guerras de independencia hispanoamericanas (1809-1826). La batalla tuvo lugar el 9 de diciembre de 1824. La victoria de los independentistas supuso la desaparición del contingente militar más importante que seguía en pie en América, y puso fin al Virreinato del Perú.

1825. Levantamiento armado del general Bessieres (Brihuega 17 de septiembre) partidario de Carlos María Isidro (hermano de Fernando VII)

1826. Pronunciamiento liberal en Alicante liderado por el coronel de caballería y comandante de carabineros Pantaleón Boné (28 de enero al 9 de marzo). Levantamiento popular de ciudadanos liberales, que exigían una serie de mejoras políticas, económicas y sociales. Al triunfar la revuelta, se extendió por toda la provincia. Boné estableció su cuartel general en el Castillo de Santa Bárbara.

El capitán general de Valencia, Federico Roncali, se dirigió a tierras alicantinas, estableciendo su cuartel general en Villafranqueza, y desde el 7 de febrero sitió la ciudad alicantina por tierra y por mar con un buque que bombardeaba la ciudad. A Roncali, se le unió el comandante general de Murcia, Pardo, que situó su cuartel en San Vicente del Raspeig. Poco a poco el cerco se fue estrechando y finalmente las tropas gubernamentales tomaron la ciudad.

El día 14 de febrero de 1844, al amanecer, fueron fusilados en la tapia del Panteón de los Guijarro, (en Villafranqueza), 7 oficiales de Boné capturados  el 5 de febrero. Pantaleón Boné y sus 23 compañeros, fueron fusilados por la espalda, el 8 de marzo en el Malecón (A partir de aquel momento paso a llamarse Paseo de los Mártires, ahora Explanada de España) del puerto de Alicante.

1827. Rebelión de los malcontents (23 de agosto) fue una guerra que se desarrolló entre marzo y septiembre en Cataluña y, en menor medida, en Valencia, Aragón, País Vasco y Andalucía contra lo que se consideraban medidas desacertadas del gobierno de Fernando VII. Sublevación carlista en Cataluña y creación en Manresa de la Junta de Gobierno del Principado.

1828. La Junta Suprema Carlista de Manresa apoya la creación de diversas partidas guerrilleras por toda la región, sobre todo en zonas del interior.

Dominó una gran parte de la Cataluña interior: Vich, Cervera, Valls, Reus, Talarn y Puigcerdá, y permanecieron asediadas Cardona, Hostalrich, Gerona y Tarragona. Manresa se rindió sin lucha el 8 de octubre, y a continuación Cervera, Vich y Olot. Cuando todo el mundo pensaba en un trato benigno con los implicados, Fernando VII rechazó cualquier petición de gracia; nueve de los principales insurrectos fueron fusilados en Tarragona, mientras que unos trescientos fueron deportados a Ceuta.

1831. Ejecuciones de Mariana Pineda (mayo) y del general Torrijos (diciembre). Esta fue denunciada por bordar en una bandera la leyenda “Ley, Libertad, Igualdad”, y acusada de pertenecer a una conspiración liberal. Al negarse a delatar a sus cómplices, se decretó su ingreso en prisión. Fue juzgada y condenada a muerte. La sentencia se ejecutó en el Campo del Triunfo de Granada, mientras la bandera que había bordado era quemada.

José María de Torrijos y Uriarte, fue un militar liberal español. Combatió en la Guerra de Independencia española y tras la restauración del absolutismo por Fernando VII en 1814 participó en el pronunciamiento de Juan Van Halen de 1817 que pretendía restablecer la Constitución de 1812. Cuando los Cien Mil Hijos de San Luis invadieron España para restablecer el poder absoluto de Fernando VII, se exilió a Inglaterra. Allí preparó un pronunciamiento que él mismo encabezó, desembarcando en la costa de Málaga procedente de Gibraltar el 2 de diciembre de 1831 junto a sesenta hombres que le acompañaban.  Cayeron en la trampa que le habían tendido las autoridades absolutistas y fueron detenidos. Nueve días después, el 11 de diciembre, Torrijos y 48 de sus compañeros supervivientes fueron fusilados sin juicio previo en la playa de San Andrés de Málaga. Hecho inmortalizado por el pintor alcoyano Antonio Gisbert.

FUSILAMIENTO TORRIJOS